miércoles 27 de mayo de 2020 - 12:00 AM

Metrolínea debe cumplir fallo de acción popular en PQP

Hoy el problema es para los miles de conductores que diariamente usan la autopista en este sector, pero, sobre todo, para los vecinos de este lugar...
Escuchar este artículo

Lamentablemente, los bumangueses y habitantes del área metropolitana hemos visto, durante los 10 años de existencia de Metrolínea, que esa empresa, que en algún momento fue promocionada como la que nos sacaría del desueto modelo de transporte público masivo hacia los nuevos sistemas, no ha cumplido con esas expectativas, sino que, por el contrario, ha funcionado siempre por debajo de los estándares que debería cumplir, lo que abrió la puerta por donde entró la piratería en el transporte y nos dejó en el escenario opuesto al prometido: un modelo plagado de errores, incapaz de satisfacer la demanda e invadido de ilegalidad.

Esos mismos 10 años de dificultades que tiene de existencia la empresa tiene de antigüedad un problema que ha costado grandes sumas de dinero al Sitm y ha causado peligros e incomodidad a los vecinos del predio donde comenzó, pero nunca concluyó, la construcción del Portal PQP (Papi Quiero Piña). Hoy es una obra abandonada en medio de una autopista, con el grave riesgo que esto implica para los conductores. Lo que sería un patio-taller para el estacionamiento y reparación de automotores, que además surtiría de combustible a los buses y tendría un sistema de comunicación para monitorear el recorrido de los vehículos, solo llegó hasta el 48% de ejecución y se gastó $75 mil millones. Pero el impacto para las finanzas de Metrolínea fue peor, pues perdió una disputa legal que le representó una deuda adicional de $150 mil millones como compensación al contratista.

Hoy el problema es para los miles de conductores que diariamente usan la autopista en este sector, pero, sobre todo, para los vecinos de este lugar que solo produce inseguridad, desaseo e insalubridad, pues hoy es un área oscura de matorrales y columnas sin terminar, que aprovechan los delincuentes; además quedaron zanjas donde se acumula el agua lluvia y produce gran número de zancudos en el sector, con las consecuencias que todos conocemos.

En marzo pasado un juez falló contra Metrolínea una acción popular interpuesta por un ciudadano, al reconocer que todas estas circunstancias realmente ponen en riesgo a la población circundante a esta obra, pero una vez más la respuesta de la empresa es ante los medios, pues no se le ve en el sitio, cumpliendo la disposición judicial y, sobre todo, protegiendo y resarciendo a los vecinos del sector que no tienen por qué ser quienes finalmente paguen las consecuencias de la inoperancia del Sitm.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad