martes 10 de septiembre de 2019 - 12:00 AM

Migración venezolana no puede ser utilizada como propaganda electoral

Usar este drama como estrategia de campaña no es más que un distractor electoral, pues su regulación no corresponde a una administración departamental.

La semana anterior, el procurador General, Fernando Carrillo Flórez, hizo una fuerte advertencia a los aspirantes a alcaldías, gobernaciones, asambleas, concejos y juntas administradoras locales, que se elegirán el próximo 27 de octubre: ningún candidato podrá utilizar la situación de los migrantes venezolanos como tema de campaña ni plataforma electoral, y anunció que habrá investigaciones para “quienes acudan a esta práctica tan baja”.

El pronunciamiento del Procurador tiene lugar después de conocerse que candidatos han utilizado el drama migratorio venezolano para llamar la atención sobre sus aspiraciones, como sucedió en Santander con la candidata a la gobernación Ángela Hernández, quien ha desplegado una serie de vallas con la consigna: “Venezolanos sí, pero no así. Control migratorio”. Aunque Hernández ha afirmado que como cristiana comparte los sentimientos de solidaridad con los migrantes venezolanos, esta valla sin duda está utilizando el drama de la población migrante venezolana con fines electorales. En opinión del Procurador, este tipo de mensajes utiliza un recurso que no es legítimo y que acude al odio como estrategia de campaña.

Le cabe razón al señor Procurador, por cuanto tales afirmaciones en campaña política no pretenden más que despertar indignaciones con temas sensibles, como es hoy la migración venezolana en Santander, para conseguir votos.

Hay que aclarar que no puede existir ninguna propuesta política en este sentido, ni a nivel local ni a nivel departamental, por cuanto el tema del control migratorio corresponde al Gobierno Nacional, de forma tal que no hay lugar a iniciativas migratorias del orden departamental, como propone la aspirante a Gobernadora. Se trata claramente de una estrategia electoral.

La situación de la migración venezolana no es un juego. Todos los días los santandereanos vemos a decenas y decenas de venezolanos caminando por el borde de las carreteras con niños en hombros o empujando pequeños coches, con toda su vida resumida en un par de morrales. Esta tragedia humanitaria, que según estimaciones de la OEA llegará a 7,5 millones de venezolanos que huyen de su país para el 2020, no puede ser utilizada de manera intencional para buscar votos. Usar este drama como estrategia de campaña no es más que un distractor electoral, pues su regulación no corresponde a una administración departamental.

La dignidad humana debe estar por encima de las pretensiones electorales. Rechazamos todos los actos de discriminación y estigmatización contra la población venezolana. El llamado es a construir con propuestas reales y que partan de los mínimos principios de humanidad.

editorial
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad