miércoles 22 de noviembre de 2023 - 12:00 AM

Montanini ahora es la estrella que guiará al Atlético Bucaramanga

Es y seguirá siendo por mucho tiempo, el más grande en la historia del Club, pero así mismo se recordará al hombre de hogar, esposo, padre, abuelo, que forjó una familia de grandes valores que ha hecho su aporte sustancial a nuestra ciudad y nuestra gente
Compartir

No cabe duda de que Américo Montanini es y será por varios años más, no solamente el mejor jugador que tuvo el Atlético Bucaramanga en la cancha durante toda su historia, sino el mejor de sus hinchas, el más fiel, el más constante, un hombre que, sin desarraigarse de su natal Argentina, se hizo con la identidad del Club de esta tierra y lo defendió siempre a capa y espada, con altivez, con orgullo y con dignidad, a pesar de las tantas vergüenzas que al equipo le han hecho pasar jugadores, técnicos y directivos que no superior respetar la insignia del fútbol santanderano.

Américo Montanini fue un futbolista de grandes cualidades, un armador que, con los medios de difusión con que cuenta hoy el deporte y en particular el fútbol, hubiera sido uno de los más connotados del país, sin ninguna duda, y con un poco de roce internacional, del continente. A la manera de Pedernera, Di Stéfano o Rossi, esos monstruos argentinos que hicieron El Dorado en Millonarios, Montanini tenía la calidad, la maestría, el genio y también el carácter de esas generaciones superdotadas de los jugadores australes y también protagonizó la mejor época del Atlético.

Pero además de tanto brillo, tantas epopeyas y tanta gloria en las canchas colombianas y sobre todo, por supuesto, en la del entonces pequeño estadio Alfonso López, Américo Montanini dejo también su huella en la sociedad bumanguesa, por la que pasó con el mismo éxito y el irrestricto cariño de todos, tanto de aquellos que estuvieron cerca de su vida limpia y ejemplar, como de quienes lo reconocían en la calle y le miraban con sorpresa, con agradecimiento y con esa reverencial admiración que sienten las personas por quienes llegan al grado de ídolos, sobre todo si ese honor se ganó en una cancha de fútbol.

Los colores del Atlético Bucaramanga siempre estarán ligados a la historia y al recuerdo de Américo Montanini, esa pequeña bordadora de inmensas jugadas que, como decíamos al comienzo, es y seguirá siendo por mucho tiempo, el más grande en la historia del Club, pero así mismo se recordará al hombre de hogar, esposo, padre, abuelo, que forjó una familia de grandes valores que ha hecho su aporte sustancial a nuestra ciudad y nuestra gente. En el eco de los tiempos resonará el coro de los hinchas búcaros que cantarán las hazañas deportivas y agradecerán por siempre al gran e inolvidable Américo Montanini.

Noticias relacionadas:

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad