domingo 07 de marzo de 2021 - 12:00 AM

Necesitamos respuestas frente a Ferticol

Los santandereanos pedimos a los entes de control y al señor gobernador, Mauricio Aguilar, respuesta frente a todo lo que ocurrió con Ferticol.
Escuchar este artículo

Publica hoy este diario una profunda investigación sobre lo que ocurre en la Empresa de Fertilizantes Colombianos, Ferticol, que deja claro que en esta entidad ha pasado algo mucho más allá que la parálisis de su producción.

Esta empresa fue creada el 3 de marzo de 1966, bajo el liderazgo de Ecopetrol, para producir abono nitrogenado y energía. Sin embargo, a finales de la década de los noventa afrontó problemas económicos que llevaron a la suspensión de sus operaciones. La petrolera vendió su participación y fue la Gobernación de Santander quien se convirtió en su mayor accionista.

Tras un leve arranque, Ferticol fue sucumbiendo y quedando en la obsolescencia, entre los malos manejos y la presión sindical. Lo más preocupante es lo que ha venido frente al supuesto plan de recuperación financiera que se trazó en el 2012, cuando la junta directiva dispuso la venta de unos lotes de patrimonio de la entidad, como una medida para lograr ingreso y pagar los pasivos.

Lejos de ser un salvamento financiero, la venta de estos lotes se convirtió en el desmantelamiento de lo poco que quedaba de Ferticol y el pago de dos de ellos dejan inmensas dudas, que deben ser aclaradas de forma inmediata por los entes de control. No solo los dineros por la venta de estos lotes no entraron a las arcas de Ferticol, sino que se “pagaron” a través de figuras contractuales que no son nada claras, como la gestión de acreencias laborales y la ejecución de un contrato de cableado eléctrico, cuyos soportes no aparecen.

Pero lo más grave tal vez, es que uno de estos lotes se habría pagado con parte de los dineros entregados a través del llamado “carrusel de créditos” del Idesán, y estos créditos, a su vez, tampoco fueron cancelados. Es decir, el mismo departamento, a través del Idesán, habrían prestado los dineros para pagarle a Ferticol el valor de parte de estos lotes en créditos que no fueron pagados. Algo así como que el departamento puso la plata para pagarse a él mismo y nunca el pagaron.

Lo preocupante de todo esto es que ninguna de estas actuaciones ha sido investigada por la Fiscalía ni por la Procuraduría, y las actuaciones de la Contraloría, única entidad que inició el rastreo de los dineros, a raíz de las denuncias hechas en el Idesán, ha tenido una demora en los resultados de las investigaciones verdaderamente inexplicables para un caso tan abiertamente irregular.

Los santandereanos pedimos a los entes de control y al señor gobernador, Mauricio Aguilar, respuesta frente a todo lo que ocurrió con Ferticol. Tenemos el derecho a saber quiénes son los responsables de este desmantelamiento al capital de los santandereanos.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad