lunes 02 de marzo de 2009 - 10:00 AM

Nobamas con lo anterior

El nuevo presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, acaba de presentar al legislativo un documento preliminar de presupuesto, en el cual se destacan varias características: se aumenta de U.S. $3.1 billones a U.S. $3.5 billones; se plantea una mayor tributación para los más ricos y se enfatiza en un 'esquema verde', mediante el cual se desanima la emisión de gases contaminantes.

Las modificaciones no son de poca monta: al incrementar tan sensiblemente la cifra total del presupuesto, está lanzando un mensaje concreto y soportado de que está tomando la difícil ruta de un voluminoso déficit fiscal, 'no sólo para resguardar y crear empleos, sino también para colocar las nuevas bases de un crecimiento sobre el cual podamos renovar la promesa de Estados Unidos'. Dentro de los rubros que son motivo de ese incremento, se incluyen Defensa (130.000 millones), Rescate de la Banca (250.000 millones) y Sistema de Salud (634.000 millones).

Como puede apreciarse, el gobierno estadounidense no renuncia a su condición de potencia mundial; antes, por el contrario la reafirma y está decididamente dispuesto a que ninguno de sus puntos de presencia universal, ni sus instituciones, sufran ningún tipo de menoscabo. De otra parte, le da piso real a tres de sus promesas de campaña: el mejoramiento del sistema de salud, para que cada vez sean menos los habitantes de su país que se vean excluidos; la desactivación de la guerra en Irak y la preocupación real por el respeto a la naturaleza. El gran coloso del Norte y el concierto mundial de naciones, independientemente de sus posiciones ante el imperio, seguramente experimenta un alivio al darse cuenta de que el gigante no se desploma tan fácilmente y presumiblemente no los va a arrastrar en su caída.

Sin embargo, lo que más llama la atención en el paquete de medidas es la forma en que se piensa sufragar el déficit en el mediano plazo. El documento plantea que sean los más ricos (con ingresos superiores a U.S. $250.000/año) quienes, por la vía de los impuestos, asuman una mayor responsabilidad social. De la manera dispuesta no se socavan las bases del desarrollo nacional y se ubican las mayores cargas en aquellas personas que derivan mayores beneficios de la potencial generación de riqueza. Cabe destacar en el gobierno Obama que está instaurando un modelo ecléctico en el cual se combinan elementos desarrollistas con un fondo de conciencia social.

No menos importante es el énfasis asignado a los temas ecológicos. En una posición contraria a la negativa anterior a firmar el Protocolo de Kyoto, el actual gobierno estadounidense acepta implícitamente su enorme responsabilidad en la depredación del medio ambiente y toma medidas concretas para contribuir en la solución de problemas que no sólo le atañen a su nación, sino que afectan a todo el planeta.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad