domingo 10 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

Nuevos vientos en el control político local

... el papel del cabildo municipal venidero puede ser protagónico y por fin cumplir los fines de control político y de gestión de proyectos para la ciudad
Escuchar este artículo

Un hecho sin antecedentes ocurrió esta semana en la vida política local. No es ningún secreto que durante años el nombramiento de Personero y Contralor municipal estuvo atado a componendas políticas y denuncias de poca transparencia, pues estos cargos habían estado dispuestos dentro de la repartija que los políticos de turno hacían y bien lejos del cumplimiento de los fines de preservar los intereses ciudadanos.

Por eso lo que sucedió esta semana en Bucaramanga no es asunto de poca monta. Cuando se avanzaba en el proceso de elección de Personero por parte de la mesa directiva del Concejo saliente, empezaron a crecer las voces que pedían mayor transparencia en esta elección, pues la convocatoria a hacer parte de este trámite se hizo en solo 10 horas y los requisitos exigidos para dar puntuación parecían querer favorecer a unos pocos. No obstante, a pesar de las solicitudes de suspensión del proceso, el presidente del Concejo saliente, Wilson Mora, insistió en seguir adelante.

Ante el hecho, la casi totalidad de concejales electos (que asumirán el próximo año), decidieron instaurar una acción judicial para suspender el proceso hasta que se garantice su transparencia. Como consecuencia, un juez encontró mérito suficiente para ordenar como medida provisional la suspensión de la elección de Personero, hasta tanto no estudie de fondo si se han respetado los principios de transparencia y publicidad en estos nombramientos.

Este hecho muestra que para Bucaramanga podría abrirse una nueva dinámica de control político, que nos llena de esperanza. El nuevo tablero de conformación del Concejo de Bucaramanga, donde en casi su totalidad son personas nuevas en la política y ajenas a las componendas habituales, hace pensar que el papel del cabildo municipal venidero puede ser protagónico y por fin cumplir los fines de control político y de gestión de proyectos para la ciudad, que desafortunadamente han estado tan ausentes en los últimos años y que llevaron a su desprestigio.

No es ingenuo pensar que la conformación de este nuevo Concejo, sumado a la llegada a la Alcaldía de Bucaramanga de Juan Carlos Cárdenas, nos hace soñar con una ciudad que se maneje con intereses colectivos y no individuales. La inexperiencia de los nuevos actores en asuntos políticos puede jugar en contra de ellos mismos, y de su habilidad para entender el manejo de lo público dependerá el éxito de su gestión.

La capital santandereana se encuentra sin duda en un momento de rompimiento. La capacidad de los nuevos actores de trabajar a futuro será la clave de lo que venga para el crecimiento y la sostenibilidad de Bucaramanga. Son estos nuevos protagonistas quienes escribirán lo que será el devenir de nuestra ciudad.

Creemos que son buenos vientos los que vienen para nuestra ciudad.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad