viernes 06 de marzo de 2009 - 10:00 AM

Otra obra en estado vegetativo

La lista de carreteras prometidas pero sin terminar en esta región del país, parece interminable. Y lo es, por razones que van desde los magros resultados del Plan 2500, lanzado en su momento con bombos y platillos por el Gobierno Nacional, hasta por el incumplimiento de diversos contratistas y algunos concesionarios, que no dan mayores explicaciones al respecto. Pues bien, este largo listado tiene un nuevo componente.

Se trata de la ampliación a cuatro carriles del tramo entre Girón y la Y del aeropuerto. Tramo que tuvo adelantos bastante aceptables en los trabajos hasta mediados de diciembre del año pasado, pero que después de esas fechas, entró al marasmo y el desgano que lamentablemente caracteriza a las obras viales urbanas y rurales que en el presente se realizan en esta región del país.

Las afirmaciones anteriores, no provienen de la observación desprevenida de los trabajos. Por el contrario, directivos de este diario encomendados por el ministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego, para ejercer una veeduría ciudadana de las obras, han constatado que no avanzan al ritmo requerido, sencillamente porque no se labora en ellas lo suficiente.

De hecho, esos reparos se ven traducidos y más que traducidos, refrendados, por los incumplimientos de los plazos de entrega, los cuales sufren ya atrasos significativos.

Y es que no es necesario ser ingeniero civil, para deducir que la entrega para el mes de marzo, a la cual se había comprometido verbalmente el concesionario con el presidente Uribe, tampoco se va a cumplir.

Los perjuicios para los usuarios, aunque evidentes, no parecen ser del conocimiento o el interés de los responsables de la obra.

Es que mantener en un estado vegetativo precisamente la vía que conduce al aeropuerto y a la segunda ciudad del departamento como lo es Barrancabermeja, significa altos costos para todos los sectores de la comunidad. Desde los pasajeros que sufren molestos retrasos para llegar al terminal aéreo, hasta quienes necesitan transportar bienes y mercancías entre Bucaramanga, Barrancabermeja y el resto de la nación, todos sufren un menoscabo económico evidente.

La ampliación de esa vía, necesaria desde hace décadas, debe tomarse en serio y no simplemente para hacerle promesas vanas al Presidente y al Ministro cuando vienen a revisarla. Promesas que vale la pena insistir, no alcanzan a durar ni siquiera lo que  tardan las visitas de esos altos funcionarios gubernamentales.  

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad