jueves 12 de septiembre de 2019 - 12:00 AM

Otra vez el Atlético Bucaramanga

Por décima vez en tres años, el Atlético Bucaramanga se queda sin entrenador y de nuevo la afición espera ansiosa conocer el nombre de quien se sume a la larga lista de directores técnicos.
Escuchar este artículo

El Atlético Bucaramanga es sin duda un símbolo de la capital santandereana. Esta institución ha sido el equipo de fútbol por el que esta ciudad ha expresado afecto por 70 años y el que ha unido a una ciudad en los momentos de gloria, aunque estos hayan sido pocos. Sin duda, cada vez que el “Leopardo” hace una buena campaña, los hinchas regresan al estadio y ver jugar al equipo se convierte en un plan familiar.

Pero, desafortunadamente, en la historia del equipo de Bucaramanga el triunfo ha sido esquivo, al punto que en 70 años no ha logrado tener un solo título en la categoría profesional, y aún así su afición sigue esperando poder ver al onceno local coronarse campeón. No obstante este sueño de la hinchada por momentos parece no ser el mismo de sus directivos.

Por décima vez en tres años, el Atlético Bucaramanga se queda sin entrenador y de nuevo la afición espera ansiosa conocer el nombre de quien se sume a la larga lista de directores técnicos que han pasado por el conjunto ‘leopardo’ sin que ninguno pueda conseguir resultados. Y no los puede conseguir, porque no pareciera que entorno al Bucaramanga se esté construyendo un proyecto a largo plazo.

Si bien el equipo es una empresa privada, y como tal sus propietarios pueden manejarlo según sus propios propósitos, no es justo que una ciudad siga ilusionada con ver ganar un equipo y que año tras año sigan esperando los refuerzos que nunca llegan. Temporada tras temporada, la afición espera que lleguen las contrataciones capaces de llevar al equipo por la senda del éxito, pero a pesar del aterrizaje de algunos jugadores relevantes, la constante es la sensación de que sus dirigentes no invierten en el equipo lo necesario para llegar al triunfo.

Así mismo, la ausencia de divisiones inferiores que cultiven el talento local desde muy jóvenes y que puedan formar a grandes jugadores está ausente y solo hasta hace muy poco se retomaron para darles la importancia que se merecen. Este es un proyecto a largo plazo y Santander es un lugar con gran talento profesional, talentos que deben buscar oportunidades en otros lugares ante la ausencia de un proyecto profesional local que se inicie desde los más pequeños.

Un seleccionado local fuerte se convierte no solo en el símbolo de la unidad de una ciudad, sino en una oportunidad de crecimiento económico para todo lo que gira alrededor de ello.

Es hora de que Bucaramanga tenga un equipo que se la juegue a fondo por su ciudad. No hay duda de que un buen onceno llevará la afición al estadio y unirá a la ciudad en los triunfos, esos que llevamos esperando 70 años.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad