domingo 10 de marzo de 2019 - 12:00 AM

Otra vez Santander en la cola de las prioridades

Por cuenta del escándalo desatado tras la captura del exparlamentario Luis A. Gil y el fiscal de la JEP Carlos Bermeo, junto a tres personas más, pasó casi desapercibida la denuncia hecha por el representante liberal Víctor Manuel Ortiz de que Santander no tendrá recursos de inversión en el Plan Nacional de Desarrollo del actual gobierno.

La denuncia del representante fue confirmada por la Directora del Departamento Nacional de Planeación, quien aseguró que no habrá nuevos recursos de inversión para obras de infraestructura en el departamento, aunque sí se aseguran los recursos para los proyectos en ejecución como la doble calzada Bucaramanga-Pamplona-Cúcuta; Bogotá-Bucaramanga-Aguachica-Ruta del sol o la Transversal del Carare. Esto quiere decir que proyectos como la malla vial secundaria y terciaria, la modernización de la red hospitalaria o carcelaria o incluso la modernización de la refinería de Barrancabermeja, no tendrán asignación de recursos públicos nacionales.

Una vez más, Santander queda por fuera de la lista de prioridades de inversión del país.

La realidad es que nuestro departamento está hace mucho tiempo fuera de los lugares de liderazgo del país. La ausencia de gestión nacional ha sido desde hace mucho el gran drama de Santander, pues la bancada regional en el Congreso ha sido ocupada por muchos años por personajes que han llegado allí para satisfacer sus intereses personales y perpetuar su poder político en la región, pero no para trabajar en conjunto para sacar adelante los grandes proyectos para Santander.

Así mismo, en nuestro departamento nos hemos vuelto expertos en recibir a los candidatos en campaña y buscar el respaldo de sus nombres para las elecciones, pero luego, una vez pasado el fragor de las elecciones, se rompe el diálogo y el trabajo con el alto gobierno. Tal fue lo acontecido con el actual presidente Duque, a quienes muchos de los políticos locales buscaron en campaña y manifestaron su apoyo electoral, inclusive en contra de los candidatos de sus propios partidos, y hoy se declaran en oposición al Gobierno.

De modo que una vez más veremos durante los próximos cuatro años cómo nuestra infraestructura no estará en la agenda de los grandes proyectos nacionales.

Es la consecuencia de hacer política para el beneficio propio y no para el bienestar de una región.

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad