sábado 06 de marzo de 2010 - 10:00 AM

Otra vez suena la Emergencia Social

Hace algunos días, comenzó a bajar la espuma del gigantesco alboroto que hubo entre la opinión pública por las medidas tomadas en los decretos dictados al abrigo de la Emergencia Social declarada por el Gobierno Nacional para enfrentar la crisis del sector salud. Pero, ¿quiere ello decir que el asunto se superó y todo volvió a su cauce normal?

No. Un hecho provocó que el asunto volviera a ser noticia, pese al intento que se hizo de cubrirlo con la alfombra de las manifestaciones orales hechas por el Presidente de la República cuando públicamente dijo que su administración volvía atrás sobre algunas de las medidas dictadas, aquellas que más ampolla habían levantado entre la ciudadanía, pese a saberse que el Presidente no tiene facultades para derogar las normas dictadas y que el conducto no es el anuncio público verbal en tal sentido.

Y el tiempo ha demostrado que los hechos son más rotundos que las palabras.

Dentro del estudio que debe hacer la Corte Constitucional sobre si se ajustó o no a la Constitución la declaración de  la Emergencia Social, el Procurador General de la Nación emitió el concepto que le exige la Ley y en él solicitó que se exprese que la declaratoria de tal estado de excepción no se ajusta a los mandatos constitucionales. Es decir, que se debe 'tumbar' el estado de Emergencia Social.

Tal concepto prendió las alarmas del Gobierno y con presteza salieron voceros suyos a manifestar que lo más grave que puede ocurrir  es que se declare inconstitucional la Emergencia Social y se dejen sin piso los decretos dictados, los mismos que el Presidente hace poco declaró que quedaban sin valor. ¿No resulta contradictorio?

Bajo el manto de la Emergencia Social, el Gobierno dictó un conjunto de decretos ahítos de pésima técnica legislativa y equivocaciones normativas, que abarca muy diversos campos del Derecho como que  entrañan una reforma Tributaria, una reforma al Código Penal (crea  nuevos delitos) y una reforma al Sistema de Seguridad Social en Salud, para enumerar solo tres áreas del Derecho que se afectan, siendo más amplio el listado.

Un sosegado estudio de las controvertidas normas y los argumentos esgrimidos por el Gobierno para decretar la emergencia, pone en evidencia que no hubo 'hechos sobrevinientes' sino descuido gubernamental al dejar que el tumor creciera durante más de seis años para sólo reaccionar cuando el problema devino en crisis aguda.

Así, ¿cómo pedir ahora a los guardianes de la Constitución que se cubran los ojos, se tapen la nariz y dejen 'pasar' tan erráticas normas?

Otro ha debido ser el proceder del ministro de Protección Social y los expertos contratados a destajo para redactar decretos que resultaron llenos de máculas legislativas.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad