domingo 08 de mayo de 2022 - 12:00 AM

Parlamentarios e infraestructura

Santander y el Oriente Colombiano, constituyen la zona más atrasada en materia de vías, y los proyectos tantas veces prometidos, no han sido más que unas actitudes inciertas...

Conocida la nueva lista de la representación regional en el Senado de la República, así como en la Cámara de Representantes, imperioso es decir que tienen una tarea inmediata en relación con la infraestructura regional.

Santander y el Oriente Colombiano, constituyen la zona más atrasada en materia de vías, y los proyectos tantas veces prometidos, no han sido más que unas actitudes inciertas, pues mientras es posible contemplar en el escenario nacional autopistas de doble calzada en 12 capitales de departamento, con las más diversas conexiones, en Santander el tema sigue en la más absoluta incertidumbre.

El principal proyecto: la vía Zipaquirá-Barbosa-Bucaramanga, que había sido prometido a doble calzada, ahora se anuncia que será de calzada sencilla y que en algunos tramos se le hará un carril de adelantamiento, proyecto que además tiene un 0% de ejecución, siendo a su vez una de las vías más ineficientes del país.

Y el otro proyecto fundamental, la vía Bucaramanga-Pamplona, que además constituye la esperanza de la futura interconexión con Venezuela, también ha corrido con parecida suerte del anterior, y su ejecución apenas llega el 11%, con un contrato que ahora ha sido suspendido y que se encuentra pendiente de nueva asignación. Cabe anotar que el proyecto de vía por el Alto del Escorial, que alcanzó a tener estudios de factibilidad y compra de predios, parece que fue abandonado definitivamente, a pesar de la promesa de que también sería ejecutado.

Aquí estamos frente a una indiferencia inexplicable del gobierno central, en donde la dirección de Invías, a cargo de Juan Esteban Gil, siempre dice tener especial interés en estos proyectos, pero sus palabras han resultado meras expectativas incumplidas, lo que deja al presidente Duque muy mal librado frente a lo prometido a la región.

Por eso es que necesitamos una representación parlamentaria actuante y dispuesta a reclamar por el departamento, para que sea posible un compromiso indisoluble con estos proyectos fundamentales, pues el gobierno nacional parece obedecer a las presiones de las regiones, y si estas no se hacen sentir con vehemencia, nunca serán atendidas, pues siempre habrá otros compromisos más urgentes para cumplir.

Y desde luego la gobernación y la alcaldía de Bucaramanga tienen mucho que ver en esta frustración que registramos, pues su capacidad de acción no se ha hecho sentir en la obtención de las aspiraciones tantas veces esperadas.

Santander requiere de herramientas urgentes para poder enfrentar los retos del desarrollo, y a estos dos proyectos mencionados se suma también el de la Ruta del Sol, en la que el tramo que pasa por Santander también es el más atrasado, y ni hablar de la posibilidad de revivir el ferrocarril, pues ya varias regiones del país tienen comprometidas sus aspiraciones, ampliando las posibilidades a redes de tren de cercanías para las capitales, y aquí ni siquiera nos hemos inmutado. Sería bueno oír entonces a los responsables, que aquí hemos aludido.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad