sábado 02 de diciembre de 2023 - 12:00 AM

Por una navidad y un fin de año en paz y armonía

Lo deseable es que todos, durante estas festividades que apenas comienzan, sean responsables de sí mismos, de sus familiares y de todas las personas con las que compartan en sitios públicos, para que en un mes celebremos también haber pasado un diciembre amable, pacífico y seguro
Compartir

Ha comenzado diciembre, que es, para muchas personas, no solamente la época más amable del año, sino la temporada más importante para sus negocios o para capitalizar una oportunidad única de ingresos para la economía familiar. Pero, además de la coyuntura comercial, con la navidad y las celebraciones de fin de año, muchas familias santandereanas tendrán la ocasión de reunirse, de reencontrarse con quienes están lejos, de compartir y festejar el hecho de conformar un núcleo de unidad y amor filial.

La época navideña, que suele inspirar nostalgia y fraternidad en la mayoría de las personas, y la de fin de año, que se asocia con celebraciones y esperanza de un nueva etapa mejor, debe convocarnos también a tener en cuenta nuestra seguridad y la de nuestros semejantes, haciendo que los encuentros, salidas o reuniones sean pacíficas, respeten la convivencia y no vayan a ser motivo de desencuentros o agresividad, de ninguna manera. Asegurar que el comportamiento de todos se mantenga dentro de los límites de la cordialidad y el respeto, nos dejará al final gozar de un momento de alegría y un buen recuerdo para compartir con toda la familia.

Quienes viajan a hacer sus vacaciones fuera de la ciudad, también deben tomar las precauciones que les garanticen un regreso seguro y amable, así como debe serlo su permanencia en el lugar que hayan escogido como destino. Y quienes se quedan en la ciudad y el área metropolitana, deberían tener, además de su responsable descanso, la mejor oportunidad de sentirse a gusto, para lo que se espera que de parte de los municipios haya, entre otras cosas, la mayor colaboración sobre la seguridad, la ocupación del espacio público, el mejor control posible de la congestión vial, especialmente en los días y horas más cercanos al 24 y 31 de diciembre.

Comenzamos un momento del año que es único, porque en ningún otro suelen mezclarse tan adecuadamente el descanso y el espíritu de paz y fraternidad que siempre produce la tradición de celebrar el nacimiento de Jesús y, además, la alegría y la esperanza de sumarse, en la noche del último día del mes, a los deseos de mayores oportunidades y prosperidad con cada año que comienza. Lo deseable es que todos, durante estas festividades que apenas comienzan, sean responsables de sí mismos, de sus familiares y de todas las personas con las que compartan en sitios públicos, para que en un mes celebremos también haber pasado un diciembre amable, pacífico y seguro.

Noticias relacionadas:

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad