sábado 20 de noviembre de 2021 - 12:00 AM

¿Qué está pasando con la formación de nuestros policías?

El catastrófico error de relacionar a Alemania con el nazismo es imperdonable, en cualquier contexto, pero que surja de la dependencia encargada de la formación académica de los policías de un país es sencillamente escandaloso
Escuchar este artículo

Impulsada por las agencias de prensa, la noticia del uso de uniformes y símbolos nazis al interior de la Escuela de Policía Simón Bolívar de Tuluá, en el Valle del Cauca, ha recorrido los medios y redes sociales en el mundo y ha contaminado aún más la imagen del país y de esa institución, que salió muy mal librada en la prensa nacional e internacional.

El catastrófico error de relacionar a Alemania con el nazismo es imperdonable, en cualquier contexto, pero que surja de la dependencia encargada de la formación académica de los policías de un país es sencillamente escandaloso y agraviante para naciones tan importantes hoy en el concierto mundial como Alemania e Israel, al punto de que en un comunicado conjunto lo expresaron sin ambages: “Eventos como este son indignantes y ofenden de manera directa no solo a los judíos, sino también a todas las víctimas del régimen nazi y sus criminales” y, claro, a esta sentencia siguió la mención de los seis millones de judíos asesinados en el Holocausto, el hecho más trágico y doloroso de la humanidad en siglos.

El Director de la Escuela Simón Bolívar fue removido, el presidente Iván Duque tuvo que condenar el hecho, lo mismo que la Directora de Escuelas de Policía Nacional, pero, aún así, las implicaciones del insólito caso mantienen a la institución policial bajo un alud de críticas y burlas en el mundo entero. Y es que sorprende sobremanera el grado de ignorancia, de insensibilidad y de falta de cultura que pueden tener quienes decidieron representar a Alemania por el nazismo, sin entender que con tal idea estaban cayendo en un despropósito de magnitudes orbitales.

Más allá de toda la controversia que en el momento se produjo, vale la pena preguntarse si no hay, como lo indica el caso, una protuberante falla en el nivel académico de estas Escuelas de Policía, y que la formación de los miembros de la institución que pasan por ellas puedan tener vacíos y distorsiones tan graves como lo que acabamos de apreciar. Había que reconocer el error, había que disculparse con Alemania, con Israel y con la comunidad internacional, sí, pero, más que todo, hay que mirar a fondo qué tipo de preparación están recibiendo los miembros de una institución de la importancia de la Policía Nacional que tiene en sus manos la vida, la honra y los bienes de los colombianos.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad