domingo 31 de julio de 2022 - 12:00 AM

Reapertura de la frontera, una muy buena noticia para la economía regional

Santander debe estar en la primera línea de estas conversaciones, debemos tener a nuestros voceros políticos y líderes gremiales encabezando estas gestiones

Gremios como la Cámara de Comercio de Bucaramanga no han ocultado su optimismo al conocerse que la apertura de la frontera y la reanudación de las relaciones comerciales entre Colombia y Venezuela, está pasando desde ahora de ser un anuncio del presidente electo Gustavo Petro, a convertirse en un hecho muy cercano a la realidad, a juzgar por el encuentro que acaba de producirse entre funcionarios del gobierno bolivariano y el designado canciller colombiano, Álvaro Leyva Durán.

La verdad histórica es que el cierre de la frontera, no solo para las personas, sino para las exportaciones colombianas, y santandereanas en particular, causó especialmente en Bucaramanga un fuerte impacto negativo, como que pasamos en los mejores años (2008 y 2009) de vender a Venezuela 330 millones de dólares, a 5 millones que fue a lo que se llegó en 2021, una cifra suficientemente elocuente para entender que la reanudación de relaciones comerciales representa quizás la mejor oportunidad que la economía regional haya tenido en más de una década y en el mejor momento, dada la importancia de consolidar una reactivación pos pandémica.

Para los analistas, sectores como alimentos, autopartes, aparatos eléctricos, calzado y ropa, podrían ser los más beneficiados en el corto plazo, pues son los que tenían relaciones comerciales perfectamente establecidas y fluidas, antes del rompimiento entre los dos países, pero en el mediano plazo son varios otros los sectores que bien podrían encontrar oportunidades valiosas en la renovada alternativa venezolana, sobre todo, dada la recuperación de la economía que en ese país se ha visto en los últimos meses. El ganado y el café, por ejemplo, hablando del sector agropecuario, tendrían también una vía propicia para recuperarse y regresar a los altos niveles de producción y exportación de hace algunos años.

En síntesis, luego del cierre total que se produjo en 2019, la reapertura gradual de la frontera, también en el campo comercial, producirá una primera etapa de encuentros binacionales de gremios y sectores que deberán renovar la confianza, establecer las nuevas realidades económicas de los dos países y definir, entonces, cómo se restablecerá el comercio entre ambas naciones. Santander debe estar en la primera línea de estas conversaciones, debemos tener a nuestros voceros políticos y líderes gremiales encabezando estas gestiones, de manera que mucho más temprano que tarde recuperemos para el Departamento entero estas grandes fuentes de trabajo, inversión y divisas que nos ofrece la reanudación de relaciones comerciales con Venezuela.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad