martes 16 de febrero de 2010 - 10:00 AM

Recuerden: ¡Cañaveral existe!

La deuda de la administración municipal de Floridablanca con Cañaveral crece a diario como la espuma. Y lo peor, es que o bien el Alcalde y sus funcionarios principales no se dan cuenta, o definitivamente no les importa.

El pasivo, además, no es estrictamente monetario.

Lo que la alcaldía le debe al municipio cubre todos los frentes sociales, desde falta de soluciones al mal estado y la suciedad de las calles, pasando por la inseguridad generalizada, hasta el caos absoluto que se vive en el tráfico, sobre todo en los alrededores del centro comercial La Florida que en algunos horarios, se ve totalmente paralizado.

La falta de atención del Alcalde es todavía más notoria, si además se tiene en cuenta que el sector es el que más aporta en materia de gravámenes al municipio que entre otras cosas, cobra, para no mencionar sino un ejemplo, uno de los impuestos prediales más caros del país.

Incluso, el abandono de esta administración ha llegado a tales límites, que varias veces los residentes de Cañaveral han considerado muy seriamente separarse de Floridablanca ya sea para formar un municipio nuevo con Ruitoque o unirse a Bucaramanga.

Sin embargo, hay que insistir, a la administración local poco parece importarle.

Es que de ninguna otra manera puede explicarse el hecho de que identificados varios de los problemas, algunos de los cuales son de fácil solución, no se haga absolutamente nada por enfrentarlos.

De hecho, el tráfico para ingresar al sector desde Bucaramanga es cada vez peor por falta de acción de la Dirección de Tránsito, que ni siquiera se da por aludida de la decisión de los taxistas de tomarse un carril entero para esperar pasajeros potenciales del centro comercial, bloqueando incluso la autopista.

Además, los controles del tráfico son inexistentes y menos para quienes estacionan hasta en los andenes o sobre las señales de Prohibido Parquear, y ni qué decir del espacio público, cuando a pesar del clamor de la comunidad, aún no se ha procedido a sacar una venta de comida atravesada en plena calle.

Así las cosas, el descontento de los residentes de Cañaveral con la administración municipal es generalizado y ante la penosa situación, únicamente queda esperar que el Alcalde, tarde o temprano, se dé cuenta de que esa insatisfacción tendrá un alto costo político. Tal vez eso, sí le importe.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad