lunes 15 de abril de 2019 - 12:00 AM

Regresó el dengue

Los brotes epidemiológicos de dengue son cíclicos. El más reciente de ellos, que es transmitido por los piquetes del zancudo Aedes aegypti en las regiones tropicales y subtropicales ubicadas a menos de 2.200 metros de altura sobre el nivel del mar, ocurrió en 2.016, hace 3 años. Las autoridades sanitarias han hecho sonar nuevamente la campana advirtiendo que estamos ante una nueva epidemia de dicha enfermedad y que quienes residan o visiten ciudades, pueblos y zonas rurales situados a menos de tal altitud, deben tomar precauciones como ropa menos ligera; recuerdan a la colectividad que dicho zancudo se reproduce en aguas domésticas limpias tales como albercas, floreros, baldes, recipientes puestos bajo materas, entre otros. Paralelamente, han manifestado que en el país más de la mitad de sus municipios están en el mapa de lugares en riesgo de brotes de dengue.

Santander ha tenido este año, frente a las estadísticas del año 2.018, un incremento de más del 300% de casos de dengue en su territorio, lo que ha hecho que La Secretaría Departamental de Salud haya implementado un plan de contingencia en materia de salubridad pública.

Llega el pico epidemiológico de dengue en esta época del año, cuando por condiciones atmosféricas relacionadas con el fenómeno de “El Niño” ha aumentado en las viviendas y en las diversas zonas urbanas la cantidad de zancudos y mosquitos que merodean por doquier.

Las autoridades sanitarias nacionales, departamentales y municipales prevén que los casos de dengue en la región seguirán en aumento y que el pico epidemiológico se prolongará hasta el mes de mayo, advirtiendo que la transmisión no es de persona a persona sino a través de piquetes de tal variedad de zancudos.

El dengue puede afectar a personas de cualquier edad y sexo pero, fundamentalmente, a los niños y a los mayores adultos, sectores de la población con quienes deben redoblarse los cuidados y prevenciones.

Para prevenir el dengue son fundamentales medidas de orden personal y familiar pues son los hogares donde más lugares de reproducción de dicho zancudo hay. La lucha contra tal epidemia no se debe limitar a las fumigaciones, son fundamentales medidas preventivas hogareñas tales como las comentadas, pero debe resaltarse que son las autoridades sanitarias municipales quienes deben abanderar la lucha contra tal epidemia.

editorial
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad