domingo 11 de febrero de 2024 - 12:00 AM

Respeto a la institucionalidad

Si no se rodea cuanto antes este proceso de mesura, diligencia y respeto, seguiremos ahondando la incertidumbre institucional y constitucional que se cierne sobre el país
Compartir

No cabe duda de que la elección de Fiscal General de la Nación ha creado las condiciones de una crisis institucional en Colombia, que si bien no se ha consolidado aún, sí está en camino de darse si es que las partes intervinientes o relacionadas con el procedimiento constitucional en curso, no entran prontamente en razón y se rodea el mismo de la debida ponderación. Se ha pasado de una poco conveniente desconfianza, a una abierta pugnacidad que en nada favorece ni a la justicia, ni al Gobierno, ni al Estado.

Desde el mismo momento en que el presidente Gustavo Petro envió a la Corte Suprema de Justicia la terna, conformada exclusivamente por mujeres, comenzaron las tensiones, pues el mandatario se anticipó demostrando prevención sobre la posible dilación en la escogencia que desde ese momento comenzaba. La necesidad que posteriormente vio el Ejecutivo de cambiar una de las candidatas, abrió un segundo frente de debate sobre si estaba entre sus facultades hacerlo, pero además, se demandó incluso la terna por, supuestamente, romper el principio de paridad de género, al no tener hombres en la misma.

Pero, como si esto no fuera ya suficiente para minar el camino a la elección entre la terna que finalmente la Corte admitió, por cuenta de estos movimientos se desató de parte del actual Fiscal, Francisco Barbosa, una campaña improcedente, de declaraciones salidas de tono contra el presidente Petro, a lo que siguieron denuncias muy fuertes contra el propio fiscal Barbosa, pero sobre todo delicados cuestionamientos contra la vicefiscal Martha Mancera, quien recibirá la institución en encargo hasta el momento en que la Corte elija, lo que profundizó la polémica nacional.

Es necesario llamar a la serenidad a las partes: al Presidente, quien debe demostrar liderazgo, precisamente llamando a la calma y al respeto por las instituciones, no atizando la controversia respaldando manifestaciones en las calles para presionar a los magistrados responsables de la elección; los hechos violentos del pasado jueves en la puerta del Palacio de Justicia en Bogotá, que causaron pánico e intimidaron a los más importantes jueces de la República, son inaceptables y condenables desde cualquier punto de vista.

Al Fiscal Barbosa y la vicefiscal Mancera, que deben concentrarse en su misión institucional y abstenerse definitivamente de extralimitarse en sus declaraciones de corte político.

A la Corte Suprema de Justicia se ele debe respetar, sus tiempos y sus procedimientos son de su fuero exclusivo, y su dignidad no puede quedar en medio de un enfrentamiento político de este tipo.

Si no se rodea cuanto antes este proceso de mesura, diligencia y respeto, seguiremos ahondando la incertidumbre institucional y constitucional que se cierne sobre el país.

Noticias relacionadas:

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad