domingo 22 de noviembre de 2009 - 10:00 AM

Revoltijo partidista y postración parlamentaria

Esta semana llegó prácticamente a su fin el escándalo de Agro Ingreso Seguro con la sesión del Congreso que le permitió al ministro de Agricultura permanecer en su cargo, a pesar de la moción de censura que se propuso en su contra y que fue derrotada por las fuerzas del Gobierno.

Sobre el tema, se puede decir que con ese proyecto agropecuario, sucedió lo mismo que ha afectado a infinidad de políticas estatales prácticamente desde que este país se quitó el yugo español en el siglo antepasado.

En pocas palabras, se puede afirmar sin temor a equivocarse, que Agro Ingreso Seguro es una buena idea, concebida para ayudar a desarrollar el agro, lo cual ha logrado sin duda alguna, beneficiar a miles de agricultores y ganaderos, terreno en el que también ha obtenido resultados positivos, pero de la cual lamentablemente se aprovecharon algunos avivatos para lucrarse ilegalmente, de paso desprestigiando una política que hay que insistir, ha sido efectiva.

Pero esos argumentos ya los tiene claros el país. Lo que no ha sido objeto de análisis suficiente y discusión oportuna, ha sido el papel del Congreso de la República y el comportamiento de los partidos políticos en todo este episodio.

Es que el papel de las mayorías parlamentarias fue vergonzoso. Puesto de otra manera, no fueron pocos los congresistas afectos al Gobierno que en un principio condenaron a Agro Ingreso Seguro, lo demeritaron y prometieron convertirse en los paladines de la justicia atacando al Ministro, para poco tiempo después sucumbir ante las dádivas y los ofrecimientos de siempre para cambiar discretamente su posición.

Al mismo tiempo, quedó demostrada la indisciplina partidista así como el desgreño con el que no pocos senadores hacen su trabajo.

De ninguna otra manera se puede explicar que fuera la misma oposición que trató de hundir al Ministro, la que al final terminó manteniéndolo en el cargo.

Y lo mantuvo en el cargo, sí, pero por falta de votos. Por la desidia de algunos senadores del Polo y del Partido Liberal que no llegaron a votar a tiempo por simple apatía y otros más que nunca se presentaron, en demostración irrefutable de la manera en que suelen escurrirse de los debates que exigen algún compromiso o presentan un mínimo riesgo político.

En fin, en todo este asunto ya no se trata de, como se diría coloquialmente, comer caldo de Ministro. Agro Ingreso Seguro debe continuar en el futuro, eso sí, con los debidos controles para evitar los excesos que desataron todo este escándalo.

No obstante, el tema que sí debe continuar en el ojo de la opinión pública, es la conducta ignominiosa del Capitolio así como la de las colectividades políticas, que una vez más demostraron pensar en todo menos en cumplir con sus funciones de balancear los poderes por el bienestar del país.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad