sábado 29 de diciembre de 2018 - 12:01 AM

Santander y las vías 4G

Para la vía Bucaramanga – Barrancabermeja – Yondó, por fin se logró el cierre financiero, luego de que su ejecución estuvo paralizada por más de dos años. Su avance de obra es de solo el 10%. ¿Qué tanto de ella se construirá en 2.019?

Santander tiene inmenso interés en la construcción de tres vías 4G, fundamentales para nuestra región. Su construcción se anunció con pompa hace varios años pero, con el paso del tiempo, todo tornó en enredos y dificultades. Nuestras ilusiones desembocaron en laberínticas pesadillas.

Se sabe que para que el país logre salir del atraso en materia de competitividad económica, es necesario construir carreteras de cuarta generación que unan a las principales regiones con los puertos y que para ello el Estado debe hacer altas inversiones económicas y concertar alianzas público privadas. Significativos bienes estatales se vendieron con ese fin, como ocurrió con las acciones de propiedad de la Nación en Isagen. Pero la construcción de gran parte de las vías 4G han tenido muchos tropiezos.

Y si en tal materia a una región le ha ido mal, ella es Santander. Desafortunadamente los nudos gordianos han aflorado en un momento histórico en que nuestra región está huérfana de voceros que brillen en el concierto nacional y defiendan nuestros sueños con altivez y eco.

Nuestra región tiene enorme interés en la construcción de la vía Bucaramanga – Barrancabermeja – Yondó; la Ruta del Sol II y la vía Bucaramanga – Pamplona. Pero la construcción de ellas ha padecido de enredos y dificultades.

Para la vía Bucaramanga – Barrancabermeja – Yondó, por fin se logró el cierre financiero, luego de que su ejecución estuvo paralizada por más de dos años. Su avance de obra es de solo el 10%. ¿Qué tanto de ella se construirá en 2.019?

La construcción de la vía Bucaramanga – Pamplona ha vivido grandes dificultades por la iliquidez de los contratistas. Ella tiene, además, problemas con los propietarios del sector de Mensulí y de la vereda de Sevilla (Piedecuesta); por ello la Anla no ha otorgado las respectivas licencias ambientales. Su avance de obra es del 0%.

La Ruta del Sol II es probablemente el contrato más salpicado por la corrupción de Odebrecht; lleva más de un año de la mano de Dios. La ANI está redactando los pliegos de una nueva licitación para empezar, nuevamente, su etapa precontractual. Cuando mucho, dentro de un año, se habrá suscrito contrato para que siga su construcción.

Estos proyectos solo serán realidad si la región con carácter se une y ejerce continua presión. ¿Seremos capaces?

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad