viernes 04 de junio de 2021 - 12:00 AM

Se inicia el camino de la recuperación de mejores relaciones con Estados Unidos

Los nuevos hechos de violencia son el último motivo de distanciamiento y reproche de Estados Unidos hacia Colombia, que hoy tiene ante sí la gigantesca y urgente necesidad de recuperar, hasta donde sea posible, no solo la confianza, sino el respaldo de Estados Unidos, principalmente en materia económica.
Escuchar este artículo

No hay duda de que uno de los desafíos más grandes que ha tenido que afrontar el actual gobierno de Iván Duque es el de las relaciones internacionales y especialmente en lo que tiene que ver con los Estados Unidos, país con el que Colombia ha tenido una muy larga historia de entendimiento y colaboración en todo sentido, pero que, debido principalmente a desentendimientos en el gabinete presidencial e imprudencias de miembros del partido de gobierno, atraviesa hoy por un momento, si no crítico, sí mucho menos armónico que el que dejó el gobierno anterior.

El nombramiento de Francisco Santos como embajador en Estados Unidos no ha tenido ni el brillo, ni los resultados que eran de esperarse, sobre todo cuando la presidencia del país norteamericano la ejercía Donald Trump, quien tenía múltiples y evidentes identidades con el gobierno colombiano. Sin embargo, el fracaso de una estrategia de cerco diplomático contra Venezuela y los escasos resultados en políticas antidroga, enfriaron las relaciones. En ese tono estábamos cuando se sumó a esto la filtración de un concepto muy negativo de Francisco Santos en contra de Carlos Holmes Trujillo, cuando este dejó la cancillería para asumir el Ministerio de Defensa.

Con una pobre influencia del embajador frente a la administración Trump y el deterioro de su posición frente al gabinete ministerial, o parte de él, cuando menos, se llegó a la etapa final de una candente campaña presidencial estadounidense en la que el mismo Francisco Santos y varios congresistas del Centro Democrático tomaron abierto partido por la reelección de Trump y contra Joe Biden, lo que rompió el neutral criterio bipartidista frente a los asuntos de Estados Unidos, que se había observado en Colombia hasta ese momento, para favorecer la relación binacional. Esta toma de partido en las elecciones dejó a Colombia en una muy frágil posición de la administración Duque frente a los congresistas demócratas, de mayoría en ambas cámaras , y frente al mismo presidente Biden y sus más encumbrados funcionarios.

Los nuevos hechos de violencia, derivados de las marchas y que comprometen a miembros de la fuerza pública son el último motivo de distanciamiento y reproche de Estados Unidos hacia Colombia, que hoy tiene ante sí la gigantesca y urgente necesidad de recuperar, hasta donde sea posible, no solo la confianza, sino el respaldo de Estados Unidos, que sigue siendo la pieza clave en muchos de los intereses, no solo políticos, sino, sobre todo, económicos de Colombia en el concierto mundial. Comienzan a barajarse nombres de quienes podrían iniciar este camino de recuperación plena de las relaciones con Estados Unidos.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad