viernes 01 de diciembre de 2023 - 12:00 AM

¿Son seguras las construcciones públicas?

En una ciudad, los puentes, por ejemplo, son esenciales para sustentar la movilidad diaria. Una evaluación regular y un mantenimiento adecuado no solo prolongan la vida útil de estas obras, sino que también garantizan su seguridad estructural
Compartir

Hace pocos días, un ciudadano presentó en redes sociales un video en el que mostraba la manera como se ha horadado uno de los cimientos del Viaducto Alejandro Galvis Ramírez en la carrera novena, en una proporción aún pequeña, pero que muestra un riesgo que es necesario estudiar. Así mismo, son numerosas las edificaciones y estructuras públicas que tienen muchos años de existencia y no han sido evaluadas en su estado, u obras que, como ocurre con tantas que causan emergencias recurrentes, especialmente con los aguaceros, deberían corregirse con el objetivo, entre otros, de proteger y respetar a la ciudadanía.

No podemos confiarnos y olvidar que el descuido de nuestras obras de infraestructura, en cualquier momento pueden desencadenar consecuencias catastróficas, pues son elementos fundamentales de la vida urbana que pueden o no estar en riesgo, pero no lo sabemos hasta tanto no se les someta a evaluaciones y se les programen mantenimientos regulares, pues a medida que el tiempo avanza, el desgaste natural y las inclemencias del clima dejan su huella, por lo que es fundamental entender que evaluar y mantener estas estructuras no es una cuestión de lujo o capricho, sino una labor necesaria, de la que pueden depender muchas vidas.

En una ciudad, los puentes, por ejemplo, son esenciales para sustentar la movilidad diaria. Una evaluación regular y un mantenimiento adecuado no solo prolongan la vida útil de estas obras, sino que también garantizan su seguridad estructural. Esta es una necesidad que deben empezar a entender y reconocer los gobiernos locales y entidades metropolitanas, para que no ocurra, como ha sucedido en el pasado con algunas emergencias, que tenemos que esperar a que ocurra una tragedia para reconocer que si se hubiera tenido una cultura y una acción preventiva, se hubiera podido evitar un número elevado de víctimas.

Lo cierto es que no podemos subestimar la importancia de mantener, si no en condiciones óptimas, al menos seguras, nuestras ciudades y esto se hace si empezamos desde ya a instaurar como política permanente, la evaluación periódica y el mantenimiento de la infraestructura como prioridad fundamental en la agenda gubernamental, tanto de Bucaramanga, como de los municipios conurbados, pero también de todas las estructuras vitales en el departamento. Es hora de que nuestras ciudades inviertan en su futuro, reconociendo que la sostenibilidad y la seguridad pasan por la atención diligente y preventiva a las obras de infraestructura de las que se valen los pobladores.

Noticias relacionadas:

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad