domingo 02 de octubre de 2022 - 12:00 AM

Tan importante como conocer los problemas

Sería mucho más honesto y constructivo que los funcionarios de todos los niveles atendieran a estas conclusiones, desde sus responsabilidades como servidores públicos y no desvíen la atención mediante negativas injustificadas o evasivas perniciosas.

Nuevamente, el programa Bucaramanga Metropolitana Cómo Vamos, BMCV, presentó su Informe de Calidad de Vida y los resultados, a la vez que no son positivos, son tan claros y comprobables como lo es la realidad que viven y sufren los habitantes de los cuatro municipios conurbados. La experiencia diaria de las comunidades del área es la de la inseguridad, el deficiente servicio de transporte público, la contaminación, el deterioro y pérdida evidente del espacio público, entre otros tantos factores en los que, lamentablemente, parece que retrocedemos en lugar de avanzar, como es lo necesario y lo deseable.

Este año, el programa nos muestra que estamos recorriendo a gran velocidad el camino hacia la insólita y, por decir lo menos, apabullante cifra del millón de vehículos circulando por el área metropolitana, hecho que podría estar consolidándose en sólo cuatro años, lo que plantea, sin duda, un desafío descomunal, dada la alta complejidad del problema que, tanto desde el punto de vista de la movilidad, como del medio ambiente, e incluso del ritmo de desarrollo de la zona, toca directa y permanentemente la calidad de vida de cada uno de los habitantes.

También, el programa BMCV nos demostró este año que seguimos escandalosamente lejos de la media que internacionalmente se recomienda sobre goce de espacio público para tener una calidad de vida aceptable, que es de 10 a 15 metros cuadrados por persona, pero que en Bucaramanga es de 4,11 y en Piedecuesta es de 3,46, mientras que en Floridablanca es de 1,38 y en Girón sólo alcanza 1,03. A estos índices francamente vergonzosos habría que sumar varios otros, como el transporte público o la seguridad, que registran también rendimientos deplorables.

Pero, tan importante como conocer los problemas que nos aquejan, es reconocerlos, es decir, asumirlos, sobre todo cuando se trata de los mandatarios de los municipios, cuya tendencia, en este caso como en otros del pasado, es la de negarse a aceptar las conclusiones de estos informes, que se basan, en la mayor parte de su proceso (exactamente en 66%), de documentos y cifras contenidos en los archivos oficiales. Sería mucho más honesto y constructivo que los funcionarios de todos los niveles atendieran a estas conclusiones, desde sus responsabilidades como servidores públicos y no desvíen la atención mediante negativas injustificadas o evasivas perniciosas, que solo sirven para dilatar las soluciones que la ciudadanía hace mucho tiempo espera.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad