viernes 30 de octubre de 2009 - 10:00 AM

Temas que dejamos entre el tintero

En el país hay asuntos que cuando brotan son noticia, los medios de comunicación los zarandean con furor y, de repente, pese a no estar resueltos, quedan suspendidos en el aire, sin que se vuelvan a mencionar, siendo reemplazados por otros nuevos hechos que copan la atención de las salas de redacción, aumentando el número de cosas pendientes que tiene nuestra sociedad, como si no volver a hablar de ellas fuera una solución o el olvido señalara el final del trámite. Pero ellos siguen vivos, aumentando  el conflicto colombiano.

Así, volvemos realidad el aforismo que señala que en Colombia ocurren a diario cosas graves pero ninguna es definitiva.

La expedición de una Ley de Víctimas del conflicto interno armado que vivimos es uno de tales temas. A finales de 2007 se presentó un proyecto de ella a estudio del Congreso, se comenzó a tramitar y se vislumbraba que era una respuesta del Estado a la tragedia que viven millares de colombianos; luego de polémicas y enfoques encontrados, en junio del presente año ella se hundió; el gobierno y la oposición se acusaron mutuamente por el fracaso de tal iniciativa, el primero diciendo que la oposición quería hacer política con las víctimas y crearles falsas expectativas, los contradictores del Jefe del Estado manifestaron que a la actual administración le interesaban más los victimarios que las víctimas.

¿El resultado? El tema quedó en el tintero y perdieron los cientos de miles de damnificados de la violencia que claman por una indemnización para medio sobrevivir.

La liberación de Pablo Emilio Moncayo, quien lleva más de 10 años en poder de las Farc, la de otro miembro de las Fuerzas Armadas y la entrega de los restos mortales del mayor Guevara, es otro tema cuyo trámite quedó suspendido en el aire; la Iglesia y la senadora Piedad Córdoba señalan que el gobierno no ha seguido adelante, la administración Uribe esgrime argumentos y, mientras tanto, los secuestrados siguen cautivos en la inhóspita selva.

Darle solución a la situación jurídica de los cerca de 19000 paramilitares que entregaron sus armas y se desmovilizaron es otro tema que no ha tenido desenlace. La polémica en torno a si ellos son o no delincuentes políticos, las inconsistencias lógicas y políticas que han abundados en las dos orillas –el gobierno y la oposición-, los intentos fallidos que ha habido de encontrarle una salida a la situación, llevaron al asunto a un callejón sin salida mientras los ex paras siguen a la deriva y crece el número de ellos que se incorpora a la delincuencia común o vuelve a las armas. ¿Creemos, acaso, que el enterrar el tema vivo es lo acertado?

Y los anteriores no son los únicos temas que hay pendientes, entre el tintero, semiolvidados, como la reforma tributaria para financiar la 'Seguridad Democrática'.

Son muchos los asuntos que el país tiene sin resolver. ¿Cuándo aprenderemos que sepultarlos no es lo mejor?

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad