miércoles 10 de febrero de 2010 - 10:00 AM

Tragedia sobre dos ruedas

El tema es tan recurrente, que para algunos puede volverse aburrido y hasta fastidioso. Pero hay que insistir en él. Las muertes de motociclistas en el país y particularmente en Bucaramanga y su área metropolitana, se encuentran desbocadas y ya es hora de que las autoridades tomen el problema con la seriedad que exigen las circunstancias.

En la ciudad perdieron la vida más de 150 conductores de moto el año pasado, en enero de 2010 la cifra llegó a diez y tan solo en los últimos dos días, cuatro más perecieron en las calles.

Las causas de los accidentes son también más que conocidas y giran primordialmente alrededor de la imprudencia de muchos  de ellos, reforzada por el poco respeto en la vía que les proporcionan los demás vehículos.

No obstante, procesado el diagnóstico del problema que deja a diario a familias llorando a un padre, una madre o un hijo, así como a miles de lesionados, algunos de por vida, sorprende que las autoridades, tanto nacionales como locales,  poco o nada hagan por enfrentarlo.

Es que no se pueden seguir expidiendo pases a personas que adquieren una moto y salen a la calle sin tener la menor idea de manejar. Tampoco se puede amparar con una licencia de conducir a miles de jóvenes que por su corta edad y sin tener la prudencia que llega con los años, salen a las vías sin haber tomado un curso obligatorio sobre los peligros y las consecuencias que puede tener un accidente en moto.

En pocas palabras, en este país cualquiera obtiene un pase sin cumplir los requisitos básicos y los efectos de esa laxitud y corrupción se ven a diario en las calles

De igual manera, fallan estruendosamente los encargados de imponer el orden en las vías, quienes poco o nada hacen para que innumerables motociclistas cumplan las leyes.

Es que si se reprendiera con multas innegociables a quienes impulsados por su imprudencia violan las normas de tránsito como por deporte, en poco tiempo el tráfico no solo sería más fluido sino sobre todo, menos peligroso.

Los accidentes viales causan en el país más muertos al año que la delincuencia y la guerrilla juntas y ya es tiempo de que tanto el ministerio de Transporte como las direcciones de Tránsito le den al problema la importancia que merece.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad