domingo 20 de noviembre de 2022 - 12:00 AM

Transición energética, con inversión para el desarrollo de Santander

Santander será pieza clave en la transición energética, pero, así como aportaremos todo lo que tenemos, debemos exigir que haya la debida reciprocidad y que el Estado haga en nuestra región las inversiones de todo orden.

Uno de los caminos que con mayor decisión ha trazado el gobierno del presidente Gustavo Petro, es el de la transición energética, dentro de una visión del mandatario que, por momentos, se vuelve algo apocalíptica, ya que el referente del cambio climático, si bien está científicamente justificado y es una amenaza real para la especie humana, no siempre apunta hacia el escenario fatalista de un planeta casi totalmente destruido. Preparar desde ahora la economía del país para el momento en que los hidrocarburos se agoten, es claramente conveniente, pero, como lo han sostenido los gremios y expertos en la materia, esto debe hacerse prudente y ordenadamente.

Adecuar el aparato productivo nacional hacia las nuevas fuentes energéticas, controlar y aportar a soluciones contra el cambio climático, hacer los desarrollos tecnológicos relacionados con estos propósitos energéticos y ambientales, entre otras cosas, mientras que, en lugar de disminuir la competitividad del país o caminar hacia la inestabilidad, se logren ajustar todas las piezas hacia el fortalecimiento macroeconómico y, consecuentemente, el mejoramiento de la calidad de vida de cada familia colombiana, ni es un reto menor, ni puede alcanzarse en un plazo corto.

Efectivamente, esto debe convertirse en un propósito nacional y podrá serlo, siempre y cuando cada una de las regiones constate que el beneficio que se busca, no le va a significar costos tan altos, que lo hagan indeseable. Santander, por ejemplo, tiene todo qué ver y qué aportar a los nuevos desarrollos de la transición energética, pues nuestra historia petrolera nos ha preparado para ello. Pero, así mismo, el Estado colombiano tiene con este departamento, viejas y gigantescas deudas que los sucesivos gobiernos nacionales han desconocido y que explican, en buena medida, el injustificado atraso que sufrimos en muchas áreas.

El presidente Petro también ha hecho énfasis en la agricultura y en el turismo, por ejemplo, dos de las actividades que pueden ser grandes fortalezas de Santander, pero que, además de estímulos financieros o tributarios, requiere de vías primarias, secundarias y terciarias que permitan el ingreso de la tecnología y el retorno de los productos, o, en el caso turístico, de la movilidad rápida y segura de millones de colombianos que se interesan en nuestra oferta, pero se desaniman por el estado deplorable de nuestras carreteras. Santander será pieza clave en la transición energética, pero, así como aportaremos todo lo que tenemos, debemos exigir que haya la debida reciprocidad y que el Estado haga en nuestra región las inversiones de todo orden que desde hace décadas injustificadamente ha incumplido.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad