domingo 02 de noviembre de 2008 - 10:00 AM

Un incumplimiento demasiado grave

Que alias Rojas, quien asesinó a un miembro del Secretariado de las Farc y trajo la mano cortada del cadáver de su ex comandante para cobrar una recompensa, encarna todos los antivalores así como la degradación moral y la crueldad demencial que caracteriza a esa organización criminal, es algo que nadie en Colombia pone en duda.

Es más, Rojas personifica de manera muy precisa el hastío, el rechazo y la repugnancia que 44 millones de colombianos sienten por quienes no solo mantienen a más de dos mil ciudadanos secuestrados, sino a varios militares y policías pudriéndose en la selva en condiciones infrahumanas desde hace más de una década.

Sin embargo, esa misma opinión pública que censura con todas sus fuerzas a alias Rojas, está de acuerdo también en que los hechos protagonizados por ese ex guerrillero, pueden, de ser imitados por sus compañeros, sin el asesinato a sangre fría, por supuesto, convertirse en el principio del fin de la cúpula de esa organización. Y por esa razón únicamente, es que el gobierno debe cumplir lo que ha prometido.

En otras palabras, las denuncias dadas a conocer por alias Rojas esta semana, según las cuales no se le ha cumplido con la entrega de la recompensa y además ha sufrido dos atentados en la cárcel por parte de sus antiguos camaradas, son de una gravedad extrema.

Y son de una gravedad extrema, porque si no les hacen realidad a los desertores los pactos por los cuales ellos deciden dejar a las Farc, no cundirá el ejemplo. Y lo que es peor, si a un personaje tan controvertido como Rojas llegaran a matarlo en prisión, menos aún se podrán esperar más escapes de guerrilleros, tal vez con secuestrados abordo, en el futuro cercano.

La conclusión entonces, es irrebatible. Es más eficiente y mucho menos costoso en vidas y recursos, convencer a los subversivos mediante acuerdos y promesas serias para que salgan voluntariamente de la espesura de la selva, que ir a buscarlos militarmente.
Y para lograrlo, es necesario insistir, hay que cumplir con lo que se les promete.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad