martes 08 de enero de 2019 - 12:01 AM

Un mundo en estado de nervios

En fin, la manera como están agitándose las potencias en los últimos meses plantean un año con bastantes incertidumbres en la política internacional y seguramente de muchos ajustes que sentarán las bases de la política mundial en la próxima década de los 20.

Dado que los ‘años nuevos’ no determinan, per se, acontecimientos nuevos en tanto la historia, en este sentido, es una sucesión ininterrumpida de hechos que se relacionan entre sí, de manera más determinante cada vez, en tanto el mundo se intercomunica de forma tan estrecha, tenemos que entender que 2019 comienza con un mundo nervioso, por decir lo menos.

En efecto, los acontecimientos interiores y exteriores de países decisivos para la política mundial son más que preocupantes. En la política interna de los Estados Unidos se ha reducido significativamente el poder del presidente Trump con el ascenso de la señora Nancy Pelosi y los demócratas a la mayoría en la Cámara de Representantes, mientras hacia el exterior, tanto esto, como sus líos judiciales en ciernes y sus desenfadadas declaraciones y arriesgadas decisiones ponen a esta potencia en la mira del mundo entero.

Alemania, otro de los centros de poder del planeta, afronta el avance incipiente pero preocupante de la ultraderecha, al tiempo que se alista para definir sus nuevos liderazgos ante el inminente final de la carrera de Angela Merkel, una mujer que, con aciertos y críticas, ha capitaneado los últimos años el barco de la comunidad europea.

Rusia, por su parte, ejerce cada vez con mayor audacia su poder en su área de mayor influencia, a la vez que hace sentir su presencia en occidente mediante las convencionales formas políticas y diplomáticas, además de las militares y las poco tradicionales y sí muy discutibles estrategias cibernéticas que han llegado, incluso, a señalarlos como saboteadores de la última campaña presidencial norteamericana, variable más que preocupante para este mundo globalizado.

No menos puede decirse de China que en las últimas dos décadas, por lo menos, ha estado asomándose no solo en Asia, sino en Europa y América como la nueva gran potencia, tanto comercial, como en áreas de grandes posibilidades de control global como la tecnológica.

En fin, la manera como están agitándose las potencias en los últimos meses plantean un año con bastantes incertidumbres en la política internacional y seguramente de muchos ajustes que sentarán las bases de la política mundial en la próxima década de los 20.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad