domingo 09 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Un país inclemente con la mujer

Angie Paola y Manuela no son simplemente otros números en esta macabra estadística, ellas deben ser en adelante, símbolos de la lucha que debe continuar en defensa de los derechos, la integridad y la vida de la mujer, tal y como los tiene establecido nuestro ordenamiento legal
Escuchar este artículo

Angie Paola Cruz Ariza y Manuela Betancourt Vélez, estudiantes de la UIS, tristemente son hoy los rostros de la violencia contra la mujer en Colombia. Su muerte, presumiblemente a manos de un hombre que mantenía una relación amorosa con una de ellas, pero, sobre todo, la forma despiadada en que ocurrió el crimen, provocó expresiones de dolor de la Nación entera, y el repudio de quienes han luchado por la defensa de la mujer, especialmente de aquellas en circunstancias de mayor vulnerabilidad.

En las últimas semanas, frente a otros ataques contra mujeres, las asociaciones que las representan han reclamado el cumplimiento por parte del Estado de los derechos adquiridos por las mujeres, especialmente los que están incorporados a la Ley 1257 y la Ley 1791, relacionados con la tipificación del delito de feminicidio, que es el que se espera que sea establecido como cargo al hoy procesado por el ataque a las estudiantes; además, las leyes mencionadas le señalan al Estado la obligación de que operen medidas de atención y protección a las mujeres víctimas de todo tipo de agresiones.

Pero, lo que se comprueba en casos como el de Angie Paola y Manuela es la desprotección en que se encuentran las mujeres, que puede ser de tal proporción que incluso asesinarlas sea una posibilidad en cualquier momento; pero, además de esto, el país observa cada día toda clase de hechos que implican claramente la vulneración de estos derechos de la mujer. En cifras, la Fiscalía General reportó entre enero de 2017 y septiembre de 2019, cerca de 104.300 mujeres víctimas de delitos sexuales en el país.

En 2019 fueron cerca de 30 las mujeres asesinadas en Santander y, según Medicina Legal, el 55% de ellas a manos de sus parejas o exparejas. Por otra parte, el Observatorio Ciudadano del Feminicidio-Santander reportó 20 feminicidios en el departamento entre enero y octubre del año anterior.

Y aunque el caso de estas dos jóvenes se ajusta a las mismas variables, pues otras cifras recientes indican que la edad más frecuente para las víctimas de feminicidio está entre los 20 y 34 años. Angie Paola y Manuela no son simplemente otros números en esta macabra estadística, ellas deben ser en adelante, símbolos de la lucha que debe continuar en defensa de los derechos, la integridad y la vida de la mujer, tal y como los tiene establecido nuestro ordenamiento legal.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad