martes 03 de marzo de 2015 - 12:01 AM

Un país monolingüe

Esa situación se ha vivido ya aquí en la capital de los santandereanos, donde empresas internacionales que han querido establecerse localmente han tenido dificultades para conseguir mano de obra con conocimientos mínimos del inglés

Lamentablemente, en cuanta prueba o informe internacional se realiza sobre el nivel de la educación en los diferentes países del mundo, Colombia sale mal librada. A los vergonzosos resultados en las pruebas PISA, donde se ocupó recientemente el último lugar entre las naciones evaluadas, ahora llega otro estudio cuya medición es igual de desalentadora.

Sí. Se trata del Índice de Aptitud en Inglés (EF EPI) calculado por Education First, que reveló el escalafón de los países que mejor dominan el inglés sin contar lógicamente a los Estados Unidos e Inglaterra.

Dentro del ranking, Colombia ocupa el puesto 42 entre los 63 países evaluados y se sitúa de novena en Suramérica. Y en el listado general, Latinoamérica con excepción de Argentina, mantiene estándares muy bajos en el manejo de una segunda lengua.

El pésimo desempeño, sin embargo, no debe sorprender a nadie. Y no debe sorprender a nadie, porque esas falencias tan graves que experimenta el país en el manejo del inglés son casi que palpables con solo salir a la calle.

Es que basta con observar el pobre manejo de esa lengua de quienes en teoría deben enseñarla en los colegios oficiales, para saber dónde se encuentra el núcleo del asunto.

Porque luego vienen las consecuencias.

La realidad es que una nación que no cuente en el mundo globalizado de hoy con el dominio mínimo de un segundo idioma, pierde y de manera importante competitividad frente a otras que sí lo tienen.

De hecho, esa situación se ha vivido ya aquí en la capital de los santandereanos, donde empresas internacionales que han querido establecerse localmente han tenido dificultades para conseguir mano de obra con conocimientos mínimos del inglés.

Además, todos los informes lo prueban. Quienes manejan una segunda lengua tienen más y mejores oportunidades laborales y esa situación se vive también a nivel macro, donde quienes hablan más idiomas tienen ventajas para hacer negocios en el contexto internacional.

Las alarmas en materia educativa, entonces, siguen activándose por donde quiere que se mire. Particularmente en la enseñanza que depende del Estado. No obstante, lo que más preocupación genera es que más allá de los llamados de atención no es mucho lo que se hace y mientras tanto Colombia sigue rezagándose en todo sentido cada vez más.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad