domingo 07 de julio de 2019 - 12:00 AM

Un país que envejece

Este censo confirmó la tesis de que Colombia cada vez se envejece más. Sin embargo, es un país que ignora a su población adulta mayor.

Esta semana, el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, hizo públicas las cifras del último Censo. El país conoció que no éramos 50 millones de habitantes en el territorio nacional, como se había proyectado, sino 48,2 millones, de los cuales el 51,2% son mujeres y el 48,8% es hombre. Esto significa un incremento en la población del 6,5% desde el 2005.

De esta cifra, 2’008.841 personas habita en Santander, lo que ubica al departamento en el sexto lugar de población. Bogotá tiene el mayor número de habitantes con 7’181.469 personas; le sigue Antioquia con 5’974.788; Valle del Cauca con 3’789.874; Cundinamarca con 2’792.877 y Atlántico con 2’342.265.

Este nuevo censo evidencia una transformación poblacional, en la cual hoy hay cada vez más hogares unipersonales, mientras que hace unas décadas, cada unidad estaba conformada en promedio por cuatro personas, y muestra que cada vez son más las mujeres cabeza de hogar y con mayor formación profesional. Mientras en el 2005 el porcentaje de jefatura de hogar masculina era del 70,1%, en el 2018 pasó al 59,3%. Hoy el 40,7% de los hogares tiene una mujer a la cabeza, mientras que en el 2005 era solo el 29,9%.

A su vez, hoy la mujer ha aplazado cada vez más la decisión de ser madre o ha desistido serlo, lo que ha incidido en la reducción del índice de natalidad, que es uno de los datos más relevante de esta medición: actualmente por cada 100 jóvenes menores de 15 años hay 40 personas adultas. Y por primera vez es mayor la población mayor a 65 años (9,1%), que la ubicada entre 0 y 5 años (8,4%).

Estas cifras muestran que Colombia empieza a ser un país que envejece. En departamentos como Quindío hay una tendencia aguda hacia una población dominada por la tercera edad, pues hoy habitan más personas mayores de 60 años que menores de 15 años. En Santander, la tasa es de 64,4 personas mayores de 60 años por cada 100 menores de 15 años, una cifra mayor a la media nacional.

El país debe adaptarse a esta tendencia poblacional. Las políticas públicas hoy deben estar proyectadas a una mayor atención y distribución de recursos para la población mayor en las regiones donde hay una mayor tendencia a envejecer.

Colombia no es un país amigable con la tercera edad. No existe conciencia de la importancia de este grupo poblacional y suele ser una población olvidada. Basta salir a las calles para ver que no existe prelación, por ejemplo en la atención a la personas mayores, en el uso de ascensores, en la cultura ciudadana de ceder el paso o pedir prioridad para los adultos mayores, y mucho menos en la disposición de espacios acordes con sus necesidades.

Este censo confirmó la tesis de que Colombia cada vez se envejece más. Sin embargo, es un país que ignora a su población adulta mayor. Y en esto Santander tendrá que hacer transformaciones en su manera de apreciar el papel de los adultos mayores.

Aunque las cifras detalladas por departamento aún no se han dado a conocer, el Censo dejó claro que nuestro departamento ha tenido avances en indicadores importantes, como una cobertura eléctrica del 99,1% frente a la media nacional del 96,3%. Ahora tendrán que conocerse de forma detallada los datos del Censo, para saber cómo planear el futuro de nuestra región y de nuestras ciudades.

editorial
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad