jueves 24 de diciembre de 2009 - 10:00 AM

Un regalo de Navidad para Bucaramanga

Diciembre. Navidad. Época en la cual sentimientos de solidaridad y paz en el mundo cristiano se manifiestan entre la gente. Novenas, reuniones familiares, reencuentro de amigos y regalos, identifican a millones de colombianos.

En estos son días de promesas y reflexiones personales, bien valdría la pena incluir en la lista la importancia del civismo en cualquier sociedad que quiera mantener una calidad de vida aceptable.

Calidad de vida que, hay que insistir, lamentablemente viene en picada en Bucaramanga y el área metropolitana, tal como lo han reflejado varios informes publicados por Vanguardia Liberal.

¿La razón? La pérdida paulatina de ese compromiso con su ciudad que durante décadas caracterizó a los santandereanos.

Las evidencias de esa enfermedad se pueden ver por todas partes. En las toneladas de desperdicios arrojados a los andenes, en los volúmenes colosales de basura abandonada en los separadores, calles y parques. En la irresponsabilidad de toda clase de conductores, pero particularmente de los motociclistas; en el ruido crónico generado por vecinos insensibles y negocios escandalosos; en la intolerancia y la agresividad creciente de miles de bumangueses.

Todos esos y muchos más, son síntomas de esa afección que se llama Insuficiencia Crónica de Civismo.

En otras palabras, son esas y muchas otras causas las que deberían poner a reflexionar a la comunidad. A cada uno de nosotros que debería incluir a la ciudad en la que vivimos en su lista de regalos.

Bucaramanga a pesar de todo,  es aún uno de los mejores sitios para vivir en Colombia. Pero eso está cambiando. Por esa razón, a menos que todos y cada uno de nosotros no decida darle una buena dosis de civismo, así como aumentar su compromiso con la ciudad, no solo en diciembre sino los 365 días del año, los tiempos en que se realmente se disfrutaba vivir en la capital de Santander, serán memoria del pasado.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad