martes 14 de julio de 2020 - 12:00 AM

Un Sistema Metropolitano de Alertas Tempranas puede salvar muchas vidas

Enfrentar por separado a la naturaleza en una zona determinada como la que componen los cuatro municipios del Área Metropolitana de Bucaramanga, además de una necedad, es una irresponsabilidad...
Escuchar este artículo

La tragedia de febrero de 2005 dejó en los habitantes de Girón una huella de dolor y luto que quedó en la historia de este municipio. El desbordamiento del Río de Oro dejó más de mil casas destruidas, un número superior a los 20 muertos y cuantiosas pérdidas económicas. Pero, a pesar de la tragedia, no se le tomó el suficiente respeto al río, porque continuaron las construcciones, incluso de barrios enteros, en las proximidades de su cauce y han sido escasas y muy lentas las obras para contener sus cíclicas arremetidas.

Entre los pocos avances que se han dado en materia de prevención relacionados con el Río de Oro en Girón, está el del funcionamiento de sistemas de alerta temprana, que sirven para monitorear el afluente y anticipar situaciones de alto riesgo para la población. Bucaramanga tiene también un sistema de alerta temprana para advertir a los habitantes de la ciudad sobre la presencia de distintos factores de riesgo, pero en el área metropolitana, Piedecuesta y Floridablanca carecen de esta decisiva herramienta para salvar vidas en sus cascos urbanos o zonas rurales.

Y no se trata de riesgos infrecuentes. En los meses recientes ya han ocurrido en estos dos municipios, emergencias que han dejado víctimas y daños materiales de importancia, que pudieron prevenirse. El 28 de enero se desbordó el Río Frío en Floridablanca y causó estragos en algunos barrios del casco urbano; este mismo río causó distintas emergencias el 25 de febrero y el 8 de marzo en Floridablanca, pero la más grave fue la ocurrida el 8 de julio en jurisdicción de Piedecuesta que, incluso dejó varias personas fallecidas.

Además de la evidente necesidad de que en estos dos municipios se implemente con urgencia un Sistema de Alertas Tempranas para distintas eventualidades, no solamente las relacionadas con lluvias y afluentes, vemos nuevamente un mismo sistema natural, social y humano, como lo es el área metropolitana, pretendiendo vivir de forma separada sin que esto tenga correspondencia con la realidad. La división política del área en cuatro municipios no tiene ninguna justificación frente a problemas como los climáticos, hídricos, etc, puesto que ellos se comportan como lo que son: una unidad natural con una dinámica propia. Enfrentar por separado a la naturaleza en una zona determinada como la que componen estos cuatro municipios, además de una necedad, es una irresponsabilidad, porque los resultados son irrelevantes, mientras se pone en juego la vida y la seguridad física y económica de miles de familias.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad