martes 28 de enero de 2020 - 12:00 AM

Una burla a los ciudadanos

El exalcalde Mantilla y el exgobernador Tavera, en el afán de pasar a la historia como los gobernantes que “entregaron” estas obras se burlaron de los ciudadanos, pues no se entiende cómo hicieron ceremonias inaugurales de obras que no están terminadas ...
Escuchar este artículo

Antes de terminar el año y sus respectivas administraciones, el exgobernador de Santander Didier Tavera y el exalcalde de Floridablanca Héctor Mantilla incurrieron en uno de los actos de la más rampante vanidad y, de paso, una demostración de la falta de respeto por la comunidad de la que cuatro años atrás recibieron el favor popular. Los dos funcionarios, en actos llenos de cámaras, luces, protocolos y decenas de invitados, inauguraron en los últimos días de diciembre dos obras que sabían perfectamente, no solo que no estaban concluidas, sino que iban a pasar en deficientes condiciones presupuestales a sus sucesores para poder lograr su terminación.

En efecto, en el puente de Papi Quiero Piña, o PQP, sobre la autopista a Piedecuesta y el intercambiador de Fátima, en la Transversal Oriental, se recibieron las pomposas comisiones gubernamentales con los mandatarios, que pareciera solo querían figurar en las fotos y en las placas, a sabiendas de que el trabajo estaba hecho solo a medias. Bajo las notas del himno nacional, el entonces Gobernador Tavera inauguró el puente siendo conciente de que no había dejado definido el presupuesto adicional para los nuevos contratos de interventoría que los proyectos requieren para continuar con su ejecución, es decir, tenía plena conciencia de que esas obras no iban a quedar al servicio de la comunidad ni al día siguiente, ni al mes siguiente; de hecho, según el actual alcalde de Floridablanca, Miguel Moreno, el contrato de ampliación y optimización del intercambiador de PQP hoy está suspendido y aún faltan obras de urbanismo, mejoramiento de accesos al puente peatonal atirantado, pavimentación total del área, además del trabajo de redes.

Con el intercambiador de Fátima la situación no es mejor: la falta de contrato de interventoría tiene suspendidos los trabajos faltantes, relacionados con obras de urbanismo, pavimentación del área, señalización, terminación del muro de contención de San Bernardo y adecuación de la conectante Altoviento II.

El exalcalde Héctor Mantilla y el exgobernador Didier Tavera, en el afán de pasar a la historia como los gobernantes que “entregaron” a la ciudad estas obras se burlaron de los ciudadanos, pues no se entiende cómo pudieron hacer ceremonias inaugurales de obras que no están terminadas y de las que aún falta tiempo y presupuesto para que estén en uso. Estas obras sufrieron atrasos, adiciones, y bien lejos de ser ser éxitos de su gestión, como quisieron hacerlo ver, solo evidencian el afán de protagonismo y la burla a unos ciudadanos que ahora esperan los nuevos presupuestos para poder dar uso a estos proyectos inconclusos.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad