martes 18 de junio de 2019 - 12:00 AM

Una ciudad que no recicla

No obstante las malas cifras, las noticias no son del todo desalentadoras. Si bien aún estamos muy lejos de las metas de reciclaje, hay una leve mejoría

Este medio publicó el pasado lunes un completo informe que muestra cómo en Bucaramanga y su área metropolitana solo se recicla el 2% de los residuos. Las cifras, que surgen de los datos registrados en la Superintendencia de Servicios Públicos y el Observatorio Metropolitano de Bucaramanga, demuestran que hasta hoy ha sido perdida la cruzada para que los santandereanos aprendan a reciclar. Las cifras de reciclaje de los bumangueses están muy por debajo de otras ciudades colombianas y muy lejos de la meta, que está fijada en un 30% de residuos reciclados para el año 2030.

A pesar de las cientos de campañas de reciclaje y de que se trata de un tema que desde las aulas escolares está presente, aún los bumangueses no han hecho conciencia de la necesidad urgente de reciclar. Hoy, cuando el plástico se ha convertido en un enemigo directo de la supervivencia en los mares, cuando la tala de árboles sigue arrasando con nuestros bosques, cuando se hacen jornadas de limpieza de los fluentes hídricos del área, y en ellas se recogen toneladas de basura de los ríos, no se entiende aún cómo los bumangueses y habitantes del área no han entendido que reciclar no es ya un asunto de moda o de conveniencia, sino una necesidad inaplazable, pues está de por medio la viabilidad de nuestra ciudad y nuestro medio ambiente.

Es urgente que los ciudadanos empiecen a separar adecuadamente los residuos sólidos que producen en sus casas, y que los lleven a los puntos dispuestos para esa recolección o que los entreguen a las cooperativas de recicladores que realizan rutas por los diferentes sectores de la capital santandereana.

No obstante, las malas cifras, las noticias no son del todo desalentadoras. Si bien aún estamos muy lejos de las metas de reciclaje, hay una leve mejoría, que muestra que poco a poco comienza a despertarse esta conciencia. Es así como en Bucaramanga en 2017 solo se aprovechó el 1,61% de los residuos sólidos, y en el 2018 esta cifra se incrementó a 2,05%; en Floridablanca se pasó de 0,55% a 1,89%; en Girón de 0,30% a 2,12%; y en Piedecuesta, de 0,24% a 1,93%.

En este proceso de aprendizaje son claves también las administraciones de los conjuntos residenciales, quienes tienen los mecanismos para incentivar a los habitantes a que reciclen.

Todos los ciudadanos debemos ser conscientes de que reciclar es una obligación que tenemos todos con el futuro y la preservación no solo de Bucaramanga y su área, sino del mismo planeta.

editorial
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad