miércoles 04 de marzo de 2009 - 10:00 AM

Una demanda que da ejemplo

A finales de la semana pasada, los senadores Hugo Serrano Gómez y Luis Fernando Velasco, interpusieron una Acción Pública contra la Nación para obligar al Gobierno a bajar los precios de la gasolina.

Sobre esa demanda, lo primero que salta a la vista es que tiene toda la razón. Y tiene toda la razón, porque los argumentos expuestos por los congresistas son irrebatibles.

Es que no tiene ninguna explicación por donde quiera que se mire el asunto, que luego de que el barril de petróleo se haya descolgado desde más de 145 dólares que costaba en julio de 2008, a menos de 40 en la actualidad, el precio de la gasolina apenas lo haya reflejado internamente en algunas decenas de pesos.

Y menos aún puede justificarse, cuando los precios del combustible en las estaciones de servicio del resto del mundo bajaron de cuatro dólares por galón a menos de dos, mientras en Colombia, la excepción, han tenido una baja, sí, pero tan irrisoria que raya en la ironía.

Con esa realidad a cuestas del bolsillo de los ciudadanos, toma más fuerza el argumento de los demandantes, quienes afirman que ese diferencial en el precio de la gasolina no es más que un impuesto disfrazado que jamás fue discutido ni aprobado por el Congreso de la República, lo cual lo convierte inmediatamente en ilegal.

De hecho, si de hablar de impuestos se trata, resultaría pertinente también hacer un gran análisis nacional sobre ese gravamen del 25% al galón de gasolina, conocido como la Sobretasa, que en teoría se creó para financiar la construcción y mantenimiento de calles y avenidas, pero en la realidad no ha servido, a pesar de que se cobra rigurosamente, para sacar a Colombia del vergonzoso puesto que ocupa como uno de los países cuya red vial urbana es de las peores del continente.

La acción popular de los senadores Serrano y Velasco, no solo está plenamente justificada, sino que sirve además como ejemplo para los demás parlamentarios de la manera en que deberían actuar a favor de los intereses de los electores, en lugar de vivir concentrados en las maromas políticas para su propio beneficio que tan detalladamente suelen caracterizarlos. 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad