miércoles 20 de mayo de 2009 - 10:00 AM

Una denuncia muy grave para Santander

El pasado martes 12 de mayo, el Defensor del Pueblo en Santander hizo una delicada denuncia pública conforme a la cual los campesinos de por lo menos siete veredas del municipio de El Playón, en nuestro departamento, le han dicho que bandas armadas los están obligando a que en sus tierras siembren coca bajo la amenaza de que aquel que se niegue a cumplir la orden, será desplazado de su propiedad y ésta pasará a terceras personas procedentes de otros lugares, quienes obedecerán los ilícitos mandatos.

Si el hecho se demuestra, tiene una gravedad que difícilmente se puede expresar en letra escrita, ya que encierra todo un abigarrado conjunto de delitos y de preocupantes hechos de honda dimensión social, económica y política.

¿Qué medidas estarán tomando las autoridades para establecer si lo expresado por los campesinos es veraz?
Si se corrobora lo denunciado, Santander abiertamente está pasando a ser teatro de la espantosa guerra que desde hace cuatro décadas viven diversas regiones del país, desatada por bandas de narcotraficantes que con inenarrable violencia rapan las tierras a sus legítimos propietarios, se convierten en nuevos amos y señores de regiones enteras, las dedican a la producción de materia prima para elaborar estupefacientes, crean una economía del delito y destruyen todo el tejido social, político y económico de muy amplias regiones y departamentos.

Donde ello ha ocurrido, como en los casos de Antioquia, Valle del Cauca, Córdoba, Sucre, Cesar, Magdalena, Bolívar, Guajira, Caquetá, Nariño, Cauca y Chocó, entre otros, el caos ha campeado y los efectos han sido apocalípticos.

El Playón está ubicado a menos de 60 kilómetros de Bucaramanga y nuestra capital es el centro natural de esa rica región. Si las autoridades no actúan ya y en forma drástica, la arremetida de los delincuentes triunfará y en muy poco tiempo correremos la misma suerte de Medellín, Cali y Pereira, para citar solo tres ejemplos. ¿Dejaremos que ello pase?

La denuncia pública que hizo el Defensor del Pueblo de Santander, debe ser tomada como una llamada a rebato. Nadie puede dormir tranquilo ante las sospechas de que narcotraficantes de Antioquia y Caldas han comenzado a tomarse tierras en El Playón y sus bandas armadas han comenzado a imponer su ley.

¿Por qué las autoridades no han actuado y no han enfrentado a esos 'combos' armados por los narcotraficantes y no han informado a la opinión pública lo que realmente está ocurriendo allí? ¿Dejaremos que el problema sea inmanejable para actuar tardía e ineficazmente, cuando ya El Playón sea un enclave irrecuperable?

Desafortunadamente el país está atravesando una honda crisis económica y ese es el mejor caldo de cultivo para que tal tipo de bandas y actividad ilícita reclute jóvenes y 'florezca'. ¿Por qué reaccionamos como si ello estuviera ocurriendo en Birmania y no aquí, en nuestras narices?

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad