sábado 20 de junio de 2009 - 10:00 AM

Una legislatura ahíta de trastornos

Conforme a la Legislación vigente, la legislatura o período ordinario de  sesiones del Congreso se divide en dos períodos, el primero va del 20 de julio al 16 de diciembre de cada año y el segundo comienza el 16 de marzo y termina el 20 de junio. Así, hoy termina la legislatura que comenzó el 20 de julio de 2008, por lo que es la época de hacer balance de las actividades parlamentarias en la Legislatura, esa que estuvo llena de turbulencias que impidieron su normal desarrollo.

Para el segundo período de la Legislatura, el que comenzó el pasado 16 de marzo y termina hoy, las tareas comprendían la tramitación de cinco proyectos que fueron denominados por la prensa de 'bandera': 1) La reforma política; 2) La  ley de víctimas; 3) La reforma a la justicia; 4) La ley sobre el referendo reeleccionista y, 5) La ley que viabiliza el referendo sobre la cadena perpetua a quienes cometan delitos contra la integridad sexual de menores. A ellos se suman la reforma financiera, la tramitación de otro abultado número de proyectos de Ley, el control político y el control del manejo de la economía, entre otros. Desafortunadamente la Legislatura 2008 – 2009 se vio inmersa en un remolino de principio a fin, ventisca envolvente que giró en torno a dos temas que alteraron el ambiente con mucha fuerza: la posible reelección del Presidente de la República y la incertidumbre de muchos de los congresistas ante las investigaciones penales adelantadas por la Sala de Casación Penal de la Corte Suprema de Justicia. Ellos coparon la atención del Parlamento, mientras el Presidente adoptó una táctica que ha afectado el ritmo y las actividades del país entero pues se basa en silencios, ambivalencias, vaguedades, cuando hubiera sido de desear una posición clara que hubiera dado aire, impulso, certeza y sosiego al conglomerado y al Congreso.

El trámite del proyecto de referendo de la reelección ha sido muy difícil pues él tiene 15 vicios de ilegalidad, de inconstitucionalidad y de trámite, lo que ha radicalizado al país y trastornó agudamente el trabajo del Congreso. Por eso fue una Legislatura con un ambiente enrarecido, en la que la nota predominante fue el trámite de un proyecto sobre el que, pese a los numerosos vicios que tiene, hay la indicación de que debe salir avante.

¿Y los proyectos 'bandera'? El gobierno Uribe terminó hundiendo la Ley de Víctimas y ello generará problemas a nivel internacional. La reforma política aprobada es un retroceso en muchos aspectos. La reforma a la justicia se empantanó por el vergonzoso proceso contra el hermano del ministro del Interior. La reforma financiera merece un análisis aparte. 

¿Y de resto? El control político y el control del manejo de la economía solo fue hecho por la oposición pues la bancada oficialista es débil y muy dependiente del ejecutivo. ¿Y qué hizo el grueso de los congresistas? Esencialmente pedir cuotas burocráticas y expedir leyes de honores. Lánguido balance.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad