domingo 26 de julio de 2009 - 10:00 AM

Una víctima de su propio invento

Lo que comienza mal por lo general termina mal y de ello debe dar cuenta por estos días el Gobierno Nacional y más concretamente el ministro del Interior, Fabio Valencia Cossio.

La derrota del Gobierno en el Congreso el domingo pasado, día en que la coalición uribista hizo implosión dando como resultado el nombramiento en las presidencias de Senado y Cámara de personas afectas al Gobierno, sí, pero que no son del círculo íntimo del presidente Uribe, puede rastrearse fácilmente hasta la reforma política. Sí, esa reforma política llena de micos, anomalías, trampas e indelicadezas por decir lo menos, que apoyó el ministro Valencia Cossio pero cuyas prebendas para los parlamentarios terminaron por volvérsele en su contra.

Es que la aprobación del transfuguismo político, ese que patrocinó el Gobierno y que permite a los parlamentarios cambiarse de partido sin ser sancionados así sea por una vez, se le devolvió al Ministro y dejó mal parado al referendo por la reelección.
Además, como si esa derrota no fuera suficiente, quedó en evidencia otra mala práctica, la de mantener las filas de congresistas amigos bien aceitados mediante prebendas y burocracia.

Prebendas y burocracia que por no llegar hasta los partidos uribistas minoritarios, generó su descontento y causó la pequeña insurrección a la hora de elegir las directivas del Congreso.

En resumidas cuentas, el manejo que tanto esta administración como prácticamente todas sus predecesoras le han dado al Capitolio, en lo único que termina es en el crecimiento de esa bolsa de vicios insaciable que con total naturalidad y una facilidad desconcertante, termina por traicionar y voltearse contra cualquiera que se atraviese a sus demandas perpetuas o no las satisfaga en su totalidad.

Acaba de sucederle incluso a uno de los presidentes más populares de la historia, razón por la cual es difícil entender cómo es que no se ha aprendido la lección, a ver si algún día se puede contar con una relación entre el Ejecutivo y el legislativo basada realmente en el interés por solucionar las múltiples deficiencias que tiene esta sociedad, en lugar de negociar lo que ética y legalmente debería ser innegociable.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad