lunes 04 de diciembre de 2023 - 12:00 AM

Urge proteger navieras y comunidades cercanas al Río Magdalena

No solo contener este intento aleve de grupos ilegales para extorsionar a las navieras, sino contener a este enemigo, por el diálogo o por la legítima acción de las Fuerzas Militares, es deber del Estado y una exigencia que hacen las comunidades
Compartir

Es oportuna la reacción del gobernador electo de Santander, Juvenal Díaz Mateus, sobre los ataques armados que han ocurrido contra las navieras en el río Magdalena, ahora también en jurisdicción de nuestro departamento, y es pertinente su propuesta de convocar, desde los primeros días de su entrante gobierno, a gobernadores de otras regiones afectadas por los mismos atentados, así como a altos funcionarios del Gobierno Central y altos mandos militares. La comisión de estos delitos, reclamados por las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, justifican que la respuesta institucional sea unificada, pronta y contundente, pues el daño que se puede hacer es significativo.

Los ataques armados, que incluyen también la toma temporal de las embarcaciones para entregar panfletos con los que se configura la extorsión de este grupo armado ilegal contra los propietarios de estas naves que, entre otros suplementos importantes, transportan alimentos por el río, no han tenido hasta ahora la necesaria reacción de parte de la fuerza pública, pues los actuales mandatarios seccionales y el ejecutivo nacional no han dado a esto la importancia que efectivamente tiene, dado que se está afectando un flujo de comercio del que dependen miles de familias, sino que también, pone en evidente riesgo la integridad y la vida de los ocupantes de estas navieras.

Desde hace muchos años se han hecho esfuerzos, aunque poco exitosos, de recuperar el inmenso potencial del río Magdalena, tanto para la seguridad nacional, como para el transporte de pasajeros, el turismo o la exportación e importación de toda clase de productos. Los intentos que se han hecho han fracasado por factores como la descoordinación entre los posibles ejecutores o beneficiarios de los proyectos, por la insuficiente financiación de los mismos, o, muchas veces, simplemente producto de la demagogía electoral, que reduce todo a vanas promesas como moneda de cambio por votos de los incautos.

La importancia que para Santander tiene el río Magdalena es inmensa, especialmente para los municipios de Cimitarra, Puerto Parra, Barrancabermeja o Puerto Wilches, que han tenido y conservan una estrecha vinculación con esta gigantesca fuente hídrica nacional. No solo contener este intento aleve de grupos ilegales para extorsionar a las navieras, sino contener a este enemigo, por el diálogo o por la legítima acción de las Fuerzas Militares, es deber del Estado y una exigencia que hacen perentoriamente las comunidades santandereanas que dependen de que las formas de transporte e intercambio comercial que favorece el Río Grande de la Magdalena se mantengan a toda su capacidad.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad