domingo 16 de mayo de 2021 - 12:00 AM

Urgen los acuerdos para superar la crisis producto del paro nacional

Las partes deben reconocer ya que por encima de todo está el bienestar general y sobre esa premisa se deben construir los acuerdos que incluyan a todos los colombianos y ofrezcan una salida pronta, digna y justa a esta situación.
Escuchar este artículo

Continúa el país afrontando una emergencia generalizada, originada en el paro nacional que después de casi 20 días, no da señales de solución y, por el contrario, ha tenido momentos de profundización de la confrontación entre las fuerzas del Estado y los manifestantes, especialmente en Popayán y Cali, ciudades que han recibido el mayor embate de la violencia desatada en el país. Las protestas se han sucedido un día tras otro sin que las partes hayan dado hasta ahora un paso significativo hacia una resolución del conflicto que vivimos.

El gobierno no ha logrado reducir la presión social y más bien parece que en ocasiones la atizara por la conducta inapropiada y a veces, incluso criminal, como se ha señalado ya probadamente en algunos casos, de miembros de la fuerza pública que se han excedido frente a los civiles, con lo que permanentemente se reaviva la beligerancia de quienes, además de los motivos que tenían para marchar, suman ahora uno principal, que es el de la denuncia de violaciones de los Derechos Humanos, asesinatos, desapariciones, ataques sexuales, agresiones físicas de distinta índole, casos todos que deben ser investigados y sancionados con las penas a que haya lugar.

El país, entre tanto, permanece preso de una lógica que no permite avanzar de ninguna manera hacia la solución del conflicto, pues, además de la persistencia de ambas partes en las denuncias contra los otros, no se ha consolidado una posición clara de parte del presidente Duque y el Gobierno, que incluso ha recibido críticas muy fuertes de su propio partido, el Centro Democrático; por otra parte, aunque existe un Comité Nacional del Paro que hizo un primer encuentro con el Presidente, no logran convencer incluso a amplios sectores de la protesta, pues no han logrado consolidarse como los líderes de todas las partes que entraron ya en las manifestaciones.

Todo esto hace que el país sufra, entre otras, las consecuencias de una violencia muy aguda, además de la desestabilización política, la desinstitucionalización y gigantescas pérdidas para la economía. Es urgente, entonces, que se hagan las negociaciones y los acuerdos que permitan recobrar la tranquilidad, la productividad y la estabilidad que desde hace tanto tiempo estamos buscando y necesitando. Las partes deben reconocer ya que por encima de todo está el bienestar general y sobre esa premisa se deben construir los acuerdos que incluyan a todos los colombianos y ofrezcan una salida pronta, digna y justa a esta situación.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad