jueves 12 de febrero de 2009 - 10:00 AM

Vergüenza vial

El tema, aunque es analizado de manera recurrente en los espacios de opinión de los medios de comunicación sin que produzca mayor reacción por parte del Estado, no se puede pasar al olvido.

El estado desastroso de las carreteras nacionales, que precisamente generó el lunes que la Federación Colombiana de Transportadores de Carga, Colfecar, le solicitara al Gobierno que declare la emergencia vial, debería, si la lógica y la razón imperaran, generar un gran debate nacional con el Ministerio de Transporte como abanderado del mismo.

Los argumentos de Colfecar para respaldar su solicitud, son contundentes. Colombia cuenta solo con 290 kilómetros de carreteras pavimentadas por millón de habitantes, lo cual la ubica en los últimos lugares en el ámbito mundial. Además, si a esa triste cifra se le descontaran las distancias que en teoría están asfaltadas pero que en la práctica los derrumbes y los huecos las vuelven poco transitables, la situación más que preocupante, se vuelve alarmante.

  Es que los altos círculos dirigenciales parecen no darse cuenta aun que las vías para un país son como las venas para cualquier ser viviente. Por ellas circulan todos los bienes para industriales y consumidores. De hecho, no existe sobre el planeta una nación que haya logrado desarrollarse sin contar con una red vial funcional y eficiente.

Y es precisamente esa razón por la cual no se entiende que un país como éste, que a diario pregona su intención de alejarse de la pobreza y caminar hacia el progreso, no trabaje con dedicación y ahínco en solucionar una de sus debilidades más grandes como lo es la falta de carreteras decentes.  

Falta de carreteras decentes que no solo aumentan  de manera desproporcionada los costos para transportadores y por ende a los consumidores, sino que acaban con cualquier parque automotor por fuerte que se consiga.

La gran mayoría de las carreteras del país son una verdadera vergüenza y constituyen una deuda que tiene el Estado con sus contribuyentes. Arreglar las existentes y construir las faltantes es un proyecto que demorará años, sí, pero que en algún momento tiene que iniciarse y qué mejor que ahora, cuando el desempleo también acecha  a millones de familias colombianas.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad