sábado 07 de septiembre de 2019 - 12:00 AM

Vuelve la Ruta del Sol II

Nuevamente las comunidades de tal región podrán vivir otro momento de generación de empleo, de oportunidades de contratación, de dinamización de su economía.
Escuchar este artículo

En 2010, en la ola de adjudicaciones para construir y administrar grandes proyectos de infraestructura vial, la construcción de una vía de doble calzada entre Villeta y Santa Marta se dividió en tres sectores y se procedió, previas sendas licitaciones, a celebrar los respectivos contratos de concesión para otorgarlas a empresas de gran recorrido y solidez económica en tal ramo de la ingeniería y de la administración de obras civiles.

Años después, cual tsunami, recorrieron a América Latina las noticias sobre los procederes ilegales de Odebrecht, sociedad que era la principal accionista de la compañía encargada del tramo Ruta del Sol 2 y, en 2017, estalló el escándalo de lo que había tras bambalinas en relación con dicha obra de ingeniería, paralizándose el desarrollo del contrato de concesión; la región que recorría tal vía carreteable y el país sufrieron inmensos daños a muy diverso nivel.

Mientras en las altas esferas del Estado y de la economía el embrollo era cada vez más complicado, para las comunidades del sector de dicha obra como La Gómez, La Lizama, Puerto Wilches, Barrancabermeja, Cimitarra, Puerto Araújo, Puerto Olaya, Puerto Parra, lo que eran grandes esperanzas mutaron en amargas realidades, pues pasaron de tener empleo, de contratar con solventes empresas de gran trayectoria, de ver cómo la carretera sería pronto una realidad que dinamizaría la economía local, a la dura realidad de ver una obra inconclusa deteriorándose día tras día, a padecer una economía local agudamente deprimida, a ver numerosos vecinos en bancarrota, o embargados por no pagar lo adquirido para ser proveedores de la Ruta del Sol II. Nunca imaginaron que esa bonanza terminaría tan dura y abruptamente.

La Ani celebró varios contratos para construir, rehabilitar y mantener partes del tramo de la Ruta del Sol II. A ello se suma que como un Tribunal de Arbitramento declaró terminado el contrato de concesión por la mala fe del contratista durante la licitación, se comenzó el proceso de licitación y adjudicación de tal carretera que ha debido entregarse terminada en 2016.

Nuevamente las comunidades de tal región podrán vivir otro momento de generación de empleo, de oportunidades de contratación, de dinamización de su economía.

Ojalá esta vez sean cautos al contratar servicios y provisión de materiales y vituallas.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad