martes 10 de diciembre de 2019 - 12:00 AM

Vuelven las cifras de quemados con pólvora

Una vez más se hace un llamado por una Navidad sin quemados, porque se respete la prohibición de uso de pólvora que existe en nuestros municipios y se entienda que un solo momento basta para que la vida de un niño cambie por un accidente con pólvora.
Escuchar este artículo

La historia se repite año tras año. A pesar de la reiteración en el no uso de la pólvora en las festividades decembrinas, los colombianos insisten en manipular distintos tipos de pólvora durante estas fechas, y las cifras de quemados comienzan a subir en el país.

Pasada la ‘noche de velitas’, el número de personas quemadas con pólvora ascendió a 112 en Colombia, la mayoría de ellas lesionadas durante la celebración de esta importante fecha para los católicos. De esta cifra, 40 de los heridos corresponden a menores de edad y 72 son adultos, que presentan lesiones de diferentes grados.

A pesar de las cifras, este año se presentó una disminución en el número de adultos que resultaron lesionados bajo los efectos del alcohol. En lo que va de diciembre, 24 personas han resultado lesionadas en esas condiciones, mientras que el año pasado se reportaron 27 casos en el país.

En Santander, al momento de escribir estas líneas se habían reportado dos quemados con pólvora. La primera víctima fue una joven de 21 años, que resultó herida en Rionegro, pero por la gravedad de las heridas fue remitida el pasado lunes al Hospital Universitario de Santander. El segundo caso es el de un hombre de 34 años en Charalá, quien manipulaba un ‘volcán’ que le ocasionó quemaduras de primer grado en sus manos. En estos dos municipios el uso de la pólvora está permitido.

Es inconcebible que año tras año la misma noticia se repita, sin que los colombianos hagamos conciencia de que la pólvora solo debe ser manipulada por profesionales y enmarcada en los espectáculos a cargo de quienes pueden utilizarla de forma adecuada. Principalmente es inconcebible que hoy, cuando hemos conocido las historias más dolorosas de quemaduras y secuelas por uso de pólvora, los adultos sigan permitiendo que los niños manipulen pólvora con las consecuencias nefastas para ellos.

Una vez más se hace un llamado por una Navidad sin quemados, porque se respete la prohibición de uso de pólvora que existe en nuestros municipios y porque se entienda que un solo momento basta para que la vida de un niño cambie de forma abrupta por un accidente con pólvora.

Es cierto que parte de nuestras tradiciones navideñas estaba asociada a la manipulación de distintos tipos de pólvora. Pero los tiempos cambiaron, y al igual que el uso del alcohol cuando se está al volante, hoy todos sabemos que tales acciones no pueden permitirse pues ponen en riesgo la vida y la integridad, principalmente de los niños.

editorial
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad