miércoles 27 de mayo de 2009 - 10:00 AM

Zona Franca, esencial para Santander

Afortunadamente, la conciencia en el ámbito local existe. La importancia de la zona franca planeada para Santander, es ampliamente reconocida por parte del sector público, con el gobernador Horacio Serpa a la cabeza, así como los gremios e industriales de la región.

El proyecto, a construirse en el anillo vial que une a Floridablanca con Girón, está pendiente de la aprobación final por parte del Gobierno Nacional, del cual lo mínimo que puede esperarse es que le dé a Santander un tratamiento similar al que le ha brindado a Bogotá y otras zonas del país, que ya cuentan con incentivos tributarios de ese tipo para el sector productivo.

Es que de no concretarse la zona franca local, o inclusive de demorarse demasiado los trámites para su implementación, las consecuencias pueden ser muy graves.

Y pueden ser muy graves, porque además de que podrían malograrse varios proyectos exportadores como el de la zapatería, que ya realizó una experiencia bastante interesante de integración de varias empresas del ramo, o la metalmecánica, que quiere tomar igualmente más fortaleza en sus exportaciones, las autopartes y hasta la industria de alimentos, se afectarían de manera muy negativa.

Lo anterior, sin contar aspectos adicionales como las construcciones mismas que demandaría la zona, así como el desarrollo que se puede predecir, nacería en sus alrededores.

En otras palabras, los puestos de trabajo para el departamento que generaría la zona franca, estimados como mínimo en 2 mil 500, se extraviarían o migrarían a otras partes del país. Y de paso, Santander perdería de manera considerable e injusta en materia de competitividad, a favor de sus contendores internos y externos.

Es que competir con otras regiones  de Colombia con más de cuarenta zonas francas ya en funcionamiento o en camino de hacerlo como las de Bogotá, Medellín o la costa atlántica, en las cuales las empresas ahí establecidas gozan de beneficios tributarios como una tarifa única del impuesto a la renta del 15% frente al 33% que es la general, exención del IVA a las exportaciones que realicen y amplias ventajas en la importación de insumos para ser procesados, sería prácticamente imposible.

Por esas y muchas otras razones que por cuestiones de espacio es difícil enumerar, todas las fuerzas vivas de Santander, sin envidias o consideraciones politiqueras como las que ya han comenzado a atravesarle al proyecto de la hidroeléctrica sobre el río Sogamoso, deben trabajar unidas para garantizar que el proyecto salga adelante.   

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad