jueves 10 de agosto de 2023 - 10:00 AM

Historias de migración: Un emprendimiento que hoy amasa el éxito con tequeños y empanadas en Bucaramanga

La emprendedora venezolana no anticipaba el éxito de su emprendimiento que se posicionaba cada vez más. Después de dos años, ya tenía su propio local, máquinas para la elaboración de la masa, había incluido nuevos productos y tuvo que contratar empleados por la gran demanda que generaba.
Compartir

Carlay Pérez es el fiel ejemplo de que el que persevera alcanza, pues hoy en día cuenta con un emprendimiento estable en un país diferente a donde creció.

Pero para llegar hasta este punto debió atravesar un largo camino en el que tuvo que mantener la llama de la esperanza ardiendo con fuerza.

La emprendedora oriunda de Barquisimeto, Venezuela, llegó a Colombia hace casi ocho años, después de vivir durante cuatro años en Perú y devolverse por unos meses a su país natal.

Llegó a la tierra cafetera con el plan de tener un restaurante propio, que era a lo que se dedicaba antes de migrar de su país, pero el resultado no tuvo el éxito esperado.

Entonces buscó una salida económica en la venta de almuerzos, el maquillaje y el planchado de cabello. Estas actividades le permitían subsistir, pero su alma emprendedora la impulsaba a querer más y fue así como un día, por casualidad, le compró una bandeja de ‘tequeños’ (deditos de queso) a un compatriota y pensó que ella podía mejorar la receta.

Historias de migración: Un emprendimiento que hoy amasa el éxito con tequeños y empanadas en Bucaramanga

Como era algo que nunca había hecho, buscó videos en Internet y poco a poco, fue perfeccionando la técnica. “Yo vivía en una pieza pequeña y tenía una mesa y ahí, en la mañana, hacía mi masita, yo sola amasaba un kilo, la estiraba y sacaba dos bandejitas.

Luego las metía al congelador y de una vez las publicaba y en la’ tarde rápidamente se vendían”, explica Carlay Pérez.

Hasta ese momento, la emprendedora venezolana no anticipaba el éxito de su emprendimiento que se posicionaba cada vez más. Después de dos años, ya tenía su propio local, máquinas para la elaboración de la masa, había incluido nuevos productos y tuvo que contratar empleados por la gran demanda que generaba.

Actualmente, su negocio está totalmente consolidado y ve en él un futuro próspero y prometedor.

“En temporada alta he llegado a tener hasta cinco empleados:el amasador, el que hace y frita las empanadas, el que me maneja el celular, el que me empaca las bandejas y a veces necesito otra persona que frite para que el otro muchacho se dedique solo a armar las empandas”.

“El producto estrella son los tequeños, pero aparte tenemos deditos de jamón, con queso y bocadlillo y con queso y salchicha. Hacemos miniempanadas de carne, de pollo, de jamón con queso, minifliautas de pollo, de bocadillo con queso, aros de salchicha y rollitos de jamón”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Image

Periodista económico en Vanguardia. Ganador del premio Simón Bolívar a mejor reportaje en audio en 2023. Magíster en Estudios Políticos, de la Universidad de Caldas. Comunicador Social – Periodista, de la Universidad Pontificia Bolivariana.

@MiguelOrlandoAM

malguero@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad