domingo 23 de junio de 2019 - 12:00 AM

Así fue el primer año legislativo bajo el gobierno de Iván Duque

Con más derrotas que éxitos fue el balance final del primer año legislativo de la Administración Duque, que aún no logra consolidar una mayoría absoluta en el Congreso de la República.

Hoy puedo decirle al país que sí se pudo, que el modelo funcionó, que por eso hay quince iniciativas valiosas, del gobierno, del Congreso que fueron aprobadas en su trámite. Ah que nos tocó mayor discusión, que hubo momentos de desencuentro, así fue y así lo hemos reconocido al país, pero también tenemos un resultado para demostrar”.

La declaración la dio la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, en la agonía de la plenaria de la Cámara de Representantes el pasado jueves 20 de junio, día en que terminaba la primera legislatura del actual Congreso, en medio de una álgida controversia sobre el hundimiento de la ley anticorrupción y por saber quién fue el responsable de que esa esperada norma por la ciudadanía haya muerto en su último momento del trámite.

Lea también: Iván Duque acude a ‘gabinetología’ para atraer a independientes

Lo más grande que salió

Las leyes económicas es de donde más puede recoger frutos legislativos el gobierno. El Congreso le aprobó el Presupuesto General de la Nación 2019, el presupuesto bianual de las regalías y dos más que llevaron a pensar que se podrían hundir: la ley de financiamiento o reforma tributaria y el Plan Nacional de Desarrollo, PND.

La reforma al sector de las TIC fue otro de los proyectos que el gobierno luchó y logró aprobar. El mismo moderniza el sector en normatividad y asegura para los colombianos una mayor cobertura en internet, cumpliendo así un objetivo de la campaña, la equidad.

La legislatura dejó entre los temas buenos la creación de dos ministerios, que realmente son la transformación de dos entidades: Colciencias en el Ministerio de la Tecnología y Coldeportes en el Ministerio del Deporte, ambos aprobados bajo el compromiso de que el gobierno no los utilizará para crecer el gasto burocrático. Lo particular es que ambos proyectos fueron de autoría de los partidos liberal y La U, respectivamente, pero respaldados por el gobierno.

Igualmente fue aprobada la ley que le dio mayores herramientas de control y sanción a la Superintendencia de Salud, la cual salió en diciembre y desde enero ya está funcionando, lo que le ha permitido a la entidad imponer más sanciones a las EPS.

Además: Con quién gobierna hoy Iván Duque

Pero mientras la ministra Gutiérrez destaca estos temas como lo clave, desde el conservatismo uno de los senadores más influyentes, Juan Diego Gómez, considera que ese balance no es nada destacable. “Fue una legislatura opaca para el gobierno, que deja algunos ministros y altos funcionarios muy comprometidos, porque no tuvieron la fuerza para cumplir sus proyectos”, dice Gómez.

El senador conservador destaca que la legislatura “estuvo llena de iniciativas parlamentarias”. Resaltó entre esas dos leyes que salieron en esta última semana: una sobre el fondo de estabilización del sector cafetero, y la otra que da apoyo a los trapiches paneleros en el país. Una ley más, y que por fin pudo ser aprobada después de ocho intentos, fue la que prohibe el uso del asbesto. Se suma además una ley que crea un registro nacional de los deudores morosos de las cuotas alimentarias, el llamado ‘Datacrédito’, que pondrá en cintura a esos padres o hijos, al punto que les limita recibir beneficios del Estado.

Le puede interesar: ¿Podrá el presidente Iván Duque tener más gobernabilidad?

Sin mayores reformas políticas

Las reformas constitucionales no fueron el fuerte del gobierno. Ni la reforma a la justicia ni la política, que estuvieron en los anuncios del presidente Duque en su posesión, lograron ser aprobadas, se hundieron.

Según un reporte de la Misión de Observación Electoral, MOE, en la presente legislatura se radicaron 56 proyectos, relacionados con temas de reforma política y electoral, corrupción, participación ciudadana y diseño institucional: 32 corresponden a Proyectos de Ley y 24 a Proyectos de Acto Legislativo. De estas iniciativas legislativas: 35 fueron archivadas; 3 retiradas; 6 acumuladas; 6 aún hacen trámite para la siguiente legislatura y tan solo 4 fueron aprobadas.

En este primer año legislativo con el gobierno Duque, se radicaron 35 proyectos relacionados con reformas político-electorales, de los cuales fueron retirados 3; 22 fueron archivados, (hundidos). Finalmente, 3 proyectos fueron aprobados en el Congreso y están a la espera de sanción presidencial.

“Como se observa, el 65% de los proyectos radicados fueron archivados por términos o por decisión del Congreso y tan solo el 9% cumplió con todos los trámites para ser aprobados. El balance de la legislatura es pobre en términos de reformas políticos-electorales, pues los grandes proyectos como Reforma Política, Ley de Garantías y reforma a procedimientos electorales, perdieron el apoyo del Congreso y en parte del Gobierno”, señala la MOE.

Lea además: Presidente Iván Duque a responder por los diálogos con el ELN

Escasas medidas anticorrupción

En materia de medidas para prevenir y mitigar la corrupción se presentaron 19 proyectos, de los cuales 10 proyectos son desarrollo de la Consulta Anticorrupción y 9 son de iniciativa legislativa e institucional para combatir la corrupción.

De estos, 12 proyectos fueron archivados por tránsito a la siguiente legislatura al no cumplir los términos requeridos para su aprobación, destacándose 6 proyectos provenientes de la Consulta, como el establecimiento de topes de salario a Congresistas y altos funcionarios y la participación de la ciudadanía en audiencias públicas de presupuestos.

De otro lado, solo un proyecto fue aprobado, referente a la rendición de cuentas de la gestión de los congresistas, concejales, diputados e integrantes de juntas administradoras locales. Finalmente, 5 proyectos hacen tránsito a la siguiente legislatura, como los pliegos tipo; inhabilidades para contratar; las declaraciones de bienes, renta y el registro de los conflictos de interés de altos servidores públicos.

“Me parece que fue malo que no se haya tenido en cuenta el tema de la corrupción, malo que se no se hayan discutidos muchos proyectos de ley que nos quedamos muchas veces en debates”, calificó el senador John Harold Suárez.

La ‘perla’ final de la discusión se centró en la ley que quitaba el beneficio de casa por cárcel para los corruptos, la ley se hundió en medio del escándalo de un falso conciliador, de unos presidentes del Senado y Cámara que no fueron diligentes para tramitar la ley y de un gobierno al que no se le vio el liderazgo. En medio de la desesperanza porque no salió nada, en el último momento legislativo se aprobó la ley que obliga a congresistas, concejales y diputados a hacer un reporte de cuentas.

En contexto: Iván Duque es el nuevo presidente de los colombianos

Lo malo

No se puede dejar atrás que durante este año de sesiones se intentó desde todos los sectores volver a la polarización por el tema de la paz, y esto se dio desde el primer día con la llegada al Senado y la Cámara con los congresistas de las Farc.

Un largo episodio que vino a terminar con la llegada controvertida del exguerrillero Jesús Santrich, momento que se dio en medio de gritos de corrupto y asesino, al punto que se levantaron sesiones plenarias de la Cámara y de la Comisión Séptima en la cual le corresponde trabajar.

La polarización continuó con la larga y compleja discusión de las objeciones que envió el presidente Iván Duque a la ley estatutaria de la JEP; esto llevó casi que a parar el trabajo legislativo entre marzo y abril. Una tutela, la interpretación equivocada sobre la mayorías, fuertes discusiones en la plenaria de Senado, hicieron parte de ese capítulo de las ‘obsesiones’, como paradójicamente se le llamó a ese rechazo presidencial que tuvo la ley.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad