domingo 29 de marzo de 2009 - 10:00 AM

Baja en tasas del Emisor no hará ‘ni cosquillas’ a la economía

En Colombia, la baja en las tasas del Banco de la República servirá para lo mismo que las tomadas en Estados Unidos por la Reserva Federal: para muy poco.

Así lo indican los analistas económicos de diferentes vertientes y lo confirman los hechos recientes.

Si bien el Banco Central ha reducido su tasa de intervención del 10% al 7%, observando el descenso de la inflación (especialmente la de alimentos), el dinero que obtienen los colombianos por la vía del crédito no ha reflejado esa disminución en los intereses.

Haciendo un paralelo con lo ocurrido en la economía más poderosa del planeta, los expertos señalan que la política monetaria del Emisor no le hará ‘ni cosquillas’ al consumo y al gasto, claves para subir de nuevo las cifras de producción y ventas.

En EU, la FED llevó su tasa de intervención a cero por ciento, pero ni la gente, ni las empresas quieren tomar el dinero prestado. En resumen, los dólares no circulan y las ventas siguen de capa caída.

Los expertos indican que lo mismo podrá ocurrir en Colombia si el Gobierno Nacional no acelera sus planes de inversión y le inyecta recursos a la economía.

En momentos en que el fantasma de la recesión está cerca con un crecimiento del PIB de 2,5% en 2008, menor al esperado por el Gobierno y los gremios, urgen acciones diferentes a las tomadas por uno de los organismos rectores de la economía nacional.

¿Y las tasas no bajaron?

Un análisis realizado por el economista y miembro permanente de la Comisión Asesora de Gasto Público, Mauricio Cabrera Galvis, muestra que las medidas adoptadas por los bancos centrales de EU, Inglaterra y casi todos los países del mundo, de bajar sus tasas para contener la crisis, no surtirán efecto.

En Colombia, dice Cabrera Galvis, una de las razones para que esto no ocurra es el margen de intermediación de los bancos que se ha incrementado, pese a que el Emisor ha abaratado el dinero.

'Antes de la medida del viernes (pasado 20 de marzo), la tasa del República ya había caído 200 puntos básicos y una reducción similar había tenido la tasa de captación de los CDT en la Bolsa; sin embargo, la tasa promedio de colocación de los bancos sólo había bajado 50 puntos básicos, es decir, que las menores tasas no han llegado a los deudores', apuntó el economista.

¿Qué pasa entonces? Para Cabrera Galvis, el sistema financiero tiene suficiente liquidez. En el último año sus recursos (depósitos en cuenta corriente, de ahorro y a término) han crecido $26 billones, a un ritmo del 19% anual, mientras que los créditos tan solo han aumentado $14.3 billones (crecimiento del 13.8%).

Se trata de un panorama que no cambiará así el Emisor mantenga su política de recorte de tasas pues, como dice Cabrera Galvis, 'en las crisis el canal de crédito no funciona bien porque los bancos se vuelven más cautelosos y exigentes para otorgar créditos y los consumidores más temerosos y prudentes para pedirlos'.

A su opinión se suma la del presidente de la Academia Colombiana de Ciencias Económicas, Eduardo Sarmiento Palacio, quien señaló que en los últimos dos meses mientras el Emisor ha recortado sus tasas, el crédito bajó de 20% a 15.5% 'porque en recesión la gente no quiere crédito así sea barato'.

El Gobierno debe actuar  

A juicio del ex presidente de la Asobancaria, y consultor económico, César González Muñoz, los efectos de la política monetaria son demorados.

'Las decisiones que toma el Banco de la República tienen implicaciones reales dentro de varios meses y tienen limitaciones', explicó.

Una de ellas es que el hecho de bajar el costo del dinero por parte del Emisor no implica que haya una reducción directa en los intereses de los créditos por cuanto se trata de un mecanismo al cual acudirán los bancos una vez necesiten recursos. Y por ahora, no los necesitan.

González Muñoz catalogó lo que está ocurriendo como un 'nudo de crédito'. El mismo que sólo se podrá resolver con un empujón autónomo de la demanda por vía fiscal.

El mismo reclamo lo hace el economista Juan Carlos Echeverry, quien se mostró preocupado por la cifra de crecimiento de las obras civiles en el país durante el último trimestre del año, que fue negativo en casi 8%.

'Esto es inconcebible ya que cuando las empresas no quieren gastar y los padres de familia tampoco, le toca al Gobierno Nacional y a los municipales hacer el gasto', advirtió.

El ex ministro de Hacienda, Rudolf Hommes, indicó que efectivamente dinamizar la economía por la vía del crédito no va a ser suficiente. 'Es necesaria una política muy seria de inversión pública bien coordinada y efectiva'.

Sin embargo, el analista económico criticó la capacidad de ejecución del Gobierno Nacional por la lentitud con la que se están desarrollando las obras públicas.

Finalmente, así como Eduardo Sarmiento Palacio, Rudolph Hommes, ex ministro de Hacienda, también manifestó que el incremento del salario mínimo el 7,67% fue uno de los errores que cometió el país y que deberá ser revisado por cuanto disminuyó la capacidad adquisitiva de los trabajadores y por ende esto tuvo su efecto en el bajonazo de la demanda interna. 

Vea además en la edición impresa

  • El Emisor se defiende

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad