jueves 11 de noviembre de 2021 - 11:30 AM

Con retiro del Nuevo Liberalismo se rompería Coalición de la Esperanza

Los aires de división predominan en la Coalición de la Esperanza. Esta alianza de centro podría perder fuerza si de ella se retiran sus dos grandes fichas: el Nuevo Liberalismo y la Alianza Verde.

No hay nada escrito. La tan mencionada premisa de que la Coalición de la Esperanza sería la “gran alianza política que puede aglutinar al centro” está en el limbo ya que de ella se apartó Alejandro Gaviria, y el Nuevo Liberalismo está contemplando la posibilidad de irse en solitario en las próximas elecciones, después de que el Consejo Nacional Electoral (CNE) le restituyera su personería jurídica.

Esta situación despertó la preocupación de Sergio Fajardo, líder de esa coalición, quien hizo un llamado público para que el centro dialogue, se una y tenga listas al Congreso únicas, con el objetivo de llegar al poder en 2022. “Quiero extender una invitación sincera a los demás precandidatos de centro, sean de la Coalición de la Esperanza o no, a que nos sentemos a trabajar en un acuerdo que nos permita unirnos y enfrentar como una fuerza conjunta a los extremos políticos”, expresó.

Este pronunciamiento se hizo justo después de que se conoció que en su nueva etapa en la política nacional, el partido del asesinado dirigente político Luis Carlos Galán (q.e.p.d.) podría irse en solitario, según lo dio a conocer Carlos Fernando Galán Pachón, vocero delegado del comité político del partido, quien reveló que se contempla presentar listas propias al Senado y a la Cámara, por fuera de la coalición que lidera Fajardo.

Puede leer: La respuesta del liberalismo al senador Velasco que se fue con Petro.

Esa posibilidad prendió las alarmas de la Coalición de la Esperanza, ya que el plan inicial pactado con Juan Manuel Galán Pachón –quien hoy es precandidato presidencial dentro de esa alianza– era tener un proyecto conjunto. Así las cosas, si el Nuevo Liberalismo se aparta, se agudizaría la dispersión del centro y perdería fuerza la Coalición misma, debido a que la Alianza Verde tiene pendiente definir cuál camino tomará y todo apunta a que daría libertad de apoyar a candidato presidencial y podría tener sus propias listas.

Sin embargo, en la colectividad de los Galán se avistó la primera división, después de que Iván Marulanda, César Pardo, Carlos Arcesio Paz, Arturo Sarabia y Alfonso Valdivieso renunciaron al consejo nacional de ese partido político, por los nombramientos de Fernando Galindo, director nacional, y Andrés Talero, secretario general del partido.

Persiste ruptura del centro

Con el anuncio de Galán Pachón, el vocero, se abrieron interrogantes en el centro. En el caso de la Coalición, si se da la ruptura, habría incertidumbre en la entrega de avales, pues los únicos partidos que podrían darlos serían Dignidad, el de Jorge Robledo, y la Alianza Social Independiente (ASI), que hace parte de la colectividad, sin precandidato presidencial.

Además, Humberto de la Calle podría apartarse y acercarse al Nuevo Liberalismo –con el que ya se reunió– donde podría tener más protagonismo–; y esa misma colectividad le estaría coqueteando a Alejandro Gaviria y Juan Fernando Cristo, quienes han tenido líneas liberales.

Además: El nuevo liberalismo se marginaría parcialmente de la Coalición de la Esperanza.

Galán Pachón, precandidato, señaló que el Nuevo Liberalismo “tiene instancias definidas y yo como militante disciplinado acataré las decisiones. Este no es un partido personal, es democrático”.

Por su parte, Bernardo Ordóñez, precandidato al Senado y socio fundador de ese partido, le dijo a este diario que es partidario de presentar las listas propias, fuera de la Coalición de la Esperanza. “El partido necesita fortalecerse y consolidar su identidad”, apuntó.

Así, se confirma que está latente la posibilidad de que esa colectividad se aparte de Fajardo, y esta distancia podría sumarse a la ya cantada por Alejandro Gaviria, quien planteó que a pesar de “la buena voluntad” de Humberto de la Calle y Juan Manuel Galán “no encontré ánimo de unión (...) Creo que si consolidamos una opción de centro incluyente, vamos a ganar”, expuso.

Esta situación ha logrado inquietar a Fajardo, quien demostró con su llamado a la unión del centro que podría quedarse solo. Lo cierto es que hoy el futuro de la coalición de Fajardo es incierto y en gran medida está en manos de la Alianza Verde y el Nuevo Liberalismo.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad