viernes 22 de octubre de 2021 - 12:00 AM

Concejo en pleno pide investigar contratos en el Isabu

Cabildantes señalaron que los contratos del Plan de Intervenciones Colectivas del Instituto de Salud de Bucaramanga, Imebu, tuvo sobrecostos en 2020.
Escuchar este artículo

La contratación de varias de las campañas de prevención y promoción, que hizo el Instituto de Salud de Bucaramanga, Isabu, durante la primera etapa de la pandemia del COVID-19, en el segundo semestre del 2020, quedó en entredicho tras un debate en el Concejo Municipal en el que se denunciaron graves irregularidades.

De manera unánime, los 19 concejales aprobaron una proposición para que las presuntas anomalías en tres contratos, que suman más de $750 millones, fueran remitidas de urgencia a la Fiscalía, la Contraloría y la Superintendencia de Industria y Comercio.

Según las denuncias, en los contratos se habrían cometido faltas contra las normas de contratación como celebración sin cumplimiento de requisitos, sobrecostos, colusión y falta de idoneidad de los contratistas.

Luego de ocho meses de haber hecho las primeras denuncias, y haber solicitado un debate de control político al gerente del Isabu, los concejales Carlos Parra y Danovis Lozano lograron exponer ante la plenaria lo que consideraron un episodio de contratación “absurdo e indignante”, con recursos públicos de la salud los bumangueses.

Las irregularidades se habrían presentado en tres contratos ejecutados en el marco del Plan de Intervenciones Colectivas, PIC, desarrollado por el Isabu para impactar a la población bumanguesa en áreas como salud mental, pero también para la compra de insumos para prevención del COVID-19, como tapabocas y desinfectantes, y necesidades de comunicación del PIC.

Los hallazgos

Uno de los casos que más llamó la atención de la plenaria del Concejo es el posible sobrecosto en el alquiler de un parlante con micrófono, por seis meses, que tuvo un valor superior a los $74 millones.

El concejal Parra expuso cotizaciones del mercado actual, según las cuales el alquiler de esos equipos de sonido no superan los $33 millones.

Además presentó evidencias de una supuesta colusión entre oferentes, con acuerdos de precios, con el fin de influir en el estudio de mercado y en los resultados de la contratación, por lo que las denuncias serán remitidas a la Superintendencia de Industria y Comercio.

En otro de los procesos los concejales hallaron que empresas proponentes compartían integrantes de sus juntas directivas.

Otro hallazgo está relacionado con la posible falta de idoneidad, pues uno de los contratos fue adjudicado a una productora de televisión que terminó prestando servicios con médicos especialistas y la compra de insumos sanitarios.

Concejales como Tito Rangel, Carlos Barajas, Marina Arévalo y Antonio Sanabria, se sumaron a los cuestionamientos durante la sesión, incluso algunos pidieron respuestas del alcalde Juan Carlos Cárdenas.

“Si el alcalde Cárdenas no dice nada sobre estas conductas es porque las avala, esto no puede quedarse así”, reprochó el concejal Parra.

La respuesta del gerente del Isabu

Germán Gómez , gerente de Isabu, respondió a los señalamientos durante el debate.

Según el funcionario, la entidad tuvo que sortear serias dificultades para el desarrollo de las campañas del PIC, pero defendió la transparencia en los procesos, mostrando evidencias de los informes de ejecución, como fotografías y videos, y presentando cifras de impacto en la ciudadanía.

Sobre el alto costo del sistema de sonido en uno de los contratos, Gómez explicó que se desarrollaron hasta cinco actividades simultáneas en vías públicas, en las que se necesitaron varios parlantes y operadores.

Por su parte el secratario de Salud, Juan José Rey, reconoció dificultades de la contratación por la pandemia y anunció una verificación más estricta de las supervisiones de los contratos.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete

Etiquetas

Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad