Publicidad

Política
Miércoles 23 de abril de 2014 - 12:00 PM

Contraloría de Bucaramanga halla daño fiscal en el Imebú por 647 millones

La última semana de abril se realizarán nuevas imputaciones por los contratos suscritos en el Imebú con fundaciones que al parecer no ejecutaron los recursos de forma transparente En la Contraloría existen 15 investigaciones por estos hechos y en la Fiscalía 9

Compartir
Imprimir
Comentarios
En total son 15 los contratos que está investigando la Contraloría de Bucaramanga. (Foto: Archivo /VANGUARDIA LIBERAL)
En total son 15 los contratos que está investigando la Contraloría de Bucaramanga. (Foto: Archivo /VANGUARDIA LIBERAL)

Compartir

En total son 15 los contratos que está investigando la Contraloría de Bucaramanga. (Foto: Archivo /VANGUARDIA LIBERAL)

Luego de que estallara el nuevo escándalo de contratación en Bucaramanga relacionado con la ejecución de recursos al parecer irregular con fundaciones que serían de ‘papel’ en el Instituto Municipal de Fomento y Empleo, Imebú, Vanguardia Liberal conoció un informe de la Contraloría que reveló que existirían hallazgos penales, disciplinarios y fiscales en esa entidad que ascienden a $647 millones.

La auditoría, que fue realizada sobre la contratación que adelantó ese instituto descentralizado de la Alcaldía de Bucaramanga solo en 2012, dejó en evidencia el manejo presuntamente irregular de millonarios recursos en fundaciones que como factor común, y al igual que en el ‘carrusel’ que se presentó en 2011 en la Secretaría de Desarrollo Social, no tendrían sede, están registradas con un amplio objeto social y carecerían de idoneidad.

Sin embargo, la contratación con estas características no solo tuvo lugar ese año. Esta redacción rastreó la inversión de recursos en el Imebú durante 2013 y encontró que solo en ese periodo se destinaron más de $2.500 millones en 67 contratos suscritos con organizaciones de las mismas características.

Pese a que la Fiscalía ya realizó las primeras imputaciones por estos hechos y que la Unidad Investigativa de esta cada periodística reveló cómo se ejecutaron con inconsistencias recursos por parte de fundaciones que comparten sede, teléfono, socios y ejecución de contratos, el director del Imebú, Cristian Rueda, ha negado que se estén presentando irregularidades en el instituto.

Vanguardia Liberal presenta algunos de lo hallazgos encontrados por el ente de control, en cabeza de Magda Amado.

APOYO AL PROYECTO ‘IMEBÚ GENTE Y EMPRESA’

Contratista: Asociación comunitaria de interés para Bucaramanga y el área metropolitana, Acisbam.

Valor: $155 millones.

La Contraloría de Bucaramanga halló que para soportar la ejecución del contrato fueron presuntamente falsificadas facturas que contenían datos que no corresponden con los locales de las empresas a las que aparecía pagada la compra de servicios y materiales.

El ente de control también encontró que personas que aparecían recibiendo dinero como parte del personal ejecutor del objeto del contrato señalaron que su firma había sido falsificada y que no conocían ni de la organización sin ánimo de lucro ni de la labor que aparecían cumpliendo.

Adicionalmente, se señaló que la fundación con la que fueron contratados los $155 millones no era idónea, pese a que esa es una condición indispensable para entregar recursos directamente a una organización sin ánimo de lucro.

Se concluyó que los hallazgos fueron administrativos, fiscales, disciplinarios y penales, y que en esa medida se haría el traslado correspondiente a la Procuraduría y a la Fiscalía.

APOYO A TRABAJADORAS SEXUALES

Contratista: Asfacab

Valor: $45 millones

Pese a que el contrato fue suscrito con el fin de apoyar a trabajadoras sexuales en la capacitación para la elaboración de bolsos, con el fin de que tuvieran una fuente de ingreso alternativa, la Contraloría de Bucaramanga halló que las beneficiarias no fueron mujeres que pertenecían a esta población, sino madres cabeza de familia, estudiantes, meseras y hasta vendedoras ambulantes.

Adicionalmente, el ente de control estableció que el 40% del valor del contrato fue pagado al coordinador (representante legal de la fundación) y al gerente del proyecto, pese a que no existen soportes que justifiquen el hecho de que hubieran cobrado ese dinero.

En cuanto a las características del taller, ninguna de las asistentes señaló que hubiera asistido una psicóloga, que hacía parte de la propuesta, ni que alguien especializado en la elaboración de bolsos hubiera dictado el taller, pese a que esa también era una parte de la propuesta.

El hallazgo fue de tipo fiscal y se cuantificó en la totalidad del contrato.

SOCIALIZACIÓN DE NUEVAS TECNOLOGÍAS

Contratista: Fundación Jovis

Valor: $58 millones

Aunque los beneficiarios de este proyecto debían ser 40 personas de la Comuna 14 (Morrorrico), que recibieran un taller sobre el uso de las nuevas tecnologías de información y comunicación durante un mes, la Contraloría halló que según los mismos soportes presentados por la fundación, la actividad solo se realizó en un día. Pese a que presentaron evidencia fotográfica detallada día por día, que supuestamente soportaban la ejecución del contrato, “la ropa que vestían los asistentes era la misma y la ubicación en la que estaban era la misma”.

Aunque el contratista aportó una lista de asistencia, el ente de control determinó que varias de las personas que aparecen referenciadas aseguran no haber recibido un taller de esas características,

En cuanto a la destinación de recursos, la Contraloría encontró que aunque se pagaron $45 millones, de los $58 que costó el taller, en un coordinador, un psicólogo, logística y hasta conferencistas, no existen soportes de que hayan asistido.

Hay hallazgos de tipo penal, fiscal y disciplinario.

CAPACITACIÓN EN TIC PARA JÓVENES

Contratista: Fundación Amigos del Mañana.

Valor: $50 millones

Por esa suma, el Imebú pagó a esa fundación, que también está implicada en presuntas irregularidades en la ejecución de recursos en la Secretaría de Desarrollo Social de Bucaramanga, la capacitación a 50 jóvenes emprendedores de la Comuna 2 (nororiente) de Bucaramanga en el manejo de tecnologías de información y comunicación.

La Contraloría halló que existieron presuntas falsificaciones no solo de facturas, para soportar el valor del contrato, sino también de cuentas de cobro de personal, que al parecer jamás asistió y que de hecho ni siquiera cumple con el perfil para el que se habría contratado.

También se encontró que fueron realizadas facturas a nombre de empresas que no funcionan desde hace varios años y que la fundación carecía de la idoneidad para ejecutar un contrato de esas características.

El daño fiscal fue tasado en $50 millones y se compulsó copias a la Fiscalía y a la Procuraduría para que investigaran lo correspondiente a las faltas disciplinarias y penales en las que habrían incurrido tanto el contratista como los funcionarios.

TALLER DE PRODUCTIVIDAD

Contratista: Fundecom.

Valor: $45 millones

Debido a que el taller buscaba capacitar en emprendimiento y productividad, la fundación aseguró que había pagado un tallerista por $7 millones que se encargaría de transmitir conocimientos a los beneficiarios en la Casa de Justicia del Norte.

Sin embargo, quien aparecía pasando la cuenta de cobro aseguró que su firma había sido adulterada y que aunque a él sí lo contactaron para hacer los talleres le pagaron $4,5 millones y no los $7 millones que aparece recibiendo; además, aclaró que del dinero que recibió debió pagar a otra tallerista $1,8 millones. Adicionalmente indicó que su contacto realmente fue con otra fundación denominada Futurismo, cuyo representante legal es Miguel Ángel Castañeda.

El ente de control logró establecer que no se repartieron los refrigerios que fueron cobrados y que se habría falsificado una factura para soportar la clausura del taller.

Por la ejecución de este contrato la Fiscalía ya citó a la primera audiencia de imputación de cargos; sin embargo, no se realizó, porque las partes no se presentaron.

PREPARACIÓN DE ALIMENTOS PARA NAVIDAD

Contratista: Fundación para el apoyo comunitario, Funacosol.

Valor: $22 millones

En octubre de 2012, el Imebú suscribió un contrato por $22 millones, con el fin de capacitar en la preparación de alimentos para las festividades navideñas a 30 personas de la Comuna 14 (Morrorrico).

Ese contrato fue denunciado en el Concejo de Bucaramanga por el corporado Jhon Claro en 2.013, cuando dio a conocer que se habría sobrepagado al personal que lo dictó.

“Funacosol fue contratada para preparar alimentos navideños, cuando se le indagó a un chef de los tres contratados, lo que dijo es que era un vendedor de perros en la calle, en el barrio Pablo Sexto, es más, quien dio el taller no fue él, sino que subcontrató a la esposa”, aseguró en su momento el concejal.

Esa versión fue comprobada por el equipo auditor, que además dio a conocer que se le pagaron $10,5 millones a tres capacitadores que no cumplen con las características de un profesional en gastronomía y a un coordinador por actividades que no están claramente soportadas.

ELABORACIÓN DE ARREGLOS NAVIDEÑOS

Contratista: Funsoculder

Valor: $50 millones

En octubre de 2012, el Imebú también suscribió un contrato con el fin de capacitar a 70 madres cabeza de familia de la Comuna 2 (nororiente) en la elaboración de adornos navideños.

Ese contrato en su momento también fue denunciado en el Concejo de Bucaramanga, que relató como los recursos fueron invertidos con presuntas irregularidades.

Precisamente, la Contraloría halló que todos los soportes en los que se señala que se pagaron $5 millones por refrigerios fueron presuntamente adulterados. De hecho, quien aparece firmando aseguró que esa firma no era la suya y que los soportes no correspondían con la realidad.

Pese a que el taller era para dictar adornos navideños, el ente de control encontró que ninguno de los talleristas tenía conocimientos especializados en ese arte, y de hecho varios negaron haber participado.

Adicionalmente, se pudo establecer que quien aparece como coordinador de ese proyecto es quien en años anteriores figuraba como representante legal de otra fundación denominada Fundama (organización que también está vinculada al carrusel de la Secretaría de Desarrollo Social).

La Fiscalía ya citó a imputación de cargos por este contrato.

ELABORACIÓN DE PRODUCTOS DE ASEO

Contratista: Fundación Bipsicosis

Valor: $50 millones

Con el fin de dictar talleres a 35 personas de la Comuna 9 (La Pedregosa) en la elaboración de productos de aseo biodegradables, el Imebú destinó $50 millones.

Aunque si bien durante la auditoría la Contraloría logró establecer que tres químicos fueron contactados para ejecutar los talleres, cuando se les pidieron sus testimonios existieron contradicciones en cuanto al tiempo que duró la capacitación y la manera en la que fueron contactados.

Adicionalmente, se logró establecer que no todo el personal del que según el contrato debía apoyar la elaboración de los productos asistió, lo que representó un daño fiscal para la ciudad que fue tasado en la totalidad del contrato.

Se compulsaron copias a la Fiscalía y la Procuraduría para que investiguen los hechos.

ELABORACIÓN DE ADORNOS NAVIDEÑOS

Contratista: Fundación Asistencia Social

Valor: $45 millones

Pese a que como estaba planteada la actividad, diferentes microempresarios de sectores vulnerables debían recibir capacitación en el manejo de nuevas tecnologías de información no se cumplió con el objeto a cabalidad.

La Contraloría logró establecer que las carpas en las que debían estar instalados los equipos no llegaron a los lugares establecidos, porque el contratista se negó a pagar pólizas adicionales en caso de que les sucediera algo a los televisores e implementos que debían ser instalados.

Adicionalmente, se dio a conocer que el número de equipos que debían estar al servicio de la comunidad no fueron instalados en su totalidad, pero en el contrario sí fueron pagados en su totalidad por el Imebú.

La Fundación Asistencia Social está vinculada al escándalo del ‘carrusel’ de contratación de la Secretaría de Desarrollo Social por presuntas irregularidades en el contrato para el alumbrado navideño. Actualmente su representante legal, Carló Arturo Suárez, tiene medida de aseguramiento consistente en detención domiciliaria y ya le fueron imputados varios cargos. Por el contrato con esa fundación también está asegurado el exalcalde (e) de la ciudad Héctor Moreno Galvis.

CAPACITACIÓN EN TICS PARA MICROEMPRESARIOS

Contratista: Fundación Integral Emprender

Valor: $51 millones

Por la ejecución de este controvertido contrato, ya está cobijado con medida de aseguramiento Sergio Castañeda, representante legal de la fundación.

Durante la audiencia, que tuvo lugar la primera semana de abril se dio a conocer que para soportar el contrato que buscaba capacitar a 70 habitantes de la Comuna 8 (suroccidente) en la elaboración de adornos navideños, el contratista incurrió en presuntas falsificaciones.

Según dieron a conocer tanto la Fiscalía como la Contraloría, los entrevistados aseguraron que sus firmas habían sido falsificadas y aclararon que no conocían al representante legal de la fundación ni sabían de las actividades que se habían ejecutado.

Adicionalmente, se estableció que aunque se cobró por el arrendamiento de equipos audiovisuales y locaciones, esos gastos no tuvieron lugar.

Por su parte, y aunque en la propuesta se hablaba de varios capacitadores, solo fue una persona la que dictó el taller.

Manejo de tics para pymes

Contratista: Fundación Mundo Saber

Valor: $49 millones

La Contraloría de Bucaramanga encontró que para soportar el valor de la contratación, que lo que buscaba era capacitar a pequeñas y medianas empresas en el manejo de las nuevas tecnologías de la información y comunicación, Tics, la fundación habría adulterado firmas, facturas y cuentas de cobro.

De hecho, según el testimonio del dueño de una litografía que aparece cobrando $5 millones por impresión de material y diplomas, no fue pagada esa suma y tampoco la solicitó porque “solo imprimí 30 diplomas a $3.500 cada uno”

Aunque de los $49 millones que costó el taller, $26 millones aparecen pagados a talleristas, la Contraloria logró establecer que solo una persona fue la que dictó las charlas; no obstante, esa misma persona dio a conocer que le fue falsificada la firma al conocer los soporte

s de la ejecución.

Se estableció que tanto el director del Imebú, Cristian Rueda, como el supervisor del contrato, Marisol Adarme, y el contratista incurrieron en un daño fiscal y en faltas tanto penales como fiscales.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por JINETH PRIETO

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad